Local

Cercada la corta de la antigua mina Boliden en Aznalcóllar

Con el décimo aniversario del vertido tóxico de Aznalcóllar todavía fresco, Greenpeace pone ahora sobre la mesa la posibilidad de que se halla sobrepasado el nivel máximo de residuos almacenados en la antigua corta, algo que, eso sí, desmiente tajantemente la Junta de Andalucía.

el 15 sep 2009 / 04:23 h.

TAGS:

Á.S. / F. V. n Sevilla

Con el décimo aniversario del vertido tóxico de Aznalcóllar todavía fresco, Greenpeace pone ahora sobre la mesa la posibilidad de que se halla sobrepasado el nivel máximo de residuos almacenados en la antigua corta, algo que, eso sí, desmiente tajantemente la Junta de Andalucía.

César Castaño, portavoz de los ecologistas, expuso que "existen motivos para creer que se ha sobrepasado" el nivel máximo de vertidos en la antigua corta, algo que supondría "la contaminación del acuífero Niebla-Posadas" y que vinculó al hecho de que en una reciente visita para comprobarlo no les dejaran pasar.

Por contra, el delegado provincial de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Álvaro Julio, negó estas afirmaciones y fuentes cercanas a él retaron a los ecologistas a acudir a la Fiscalía de Medio Ambiente, ya que el vaso de recepción de la corta es "impermeable y se controla a diario". Esta afirmación consta en un informe retrospectivo sobre actuaciones de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa en la mina de Aznalcóllar y riesgos ambientales en la minería actual, de cuatro páginas y en poder de este periódico. En el mismo se destacan las inversiones en los planes de abandono y restauración ambiental de la mina clausurada: 66,62 millones de euros.

La alarma entre los ecologistas saltó el pasado 26 de abril cuando se organizó una visita e la antigua mina y se percataron de la construcción de una valla alrededor del depósito de lodos y a la que la Guardia Civil no les permitió acercarse para observar el estado de la corta, "de color rojizo".

Innovación, Ciencia y Empresa asegura que la valla se levantó hace un mes para garantizar la seguridad por trabajos en el entorno y para que no entren "no ecologistas, sino vecinos curiosos".

  • 1