jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización

Cesa el único cargo imputado en el caso ERE que queda en la Junta

El Gobierno andaluz destituye al director general de Trabajo, acusado de dar subvenciones irregulares, y lo atribuye a la "lógica del cambio" en el nuevo Ejecutivo.

el 12 jun 2012 / 13:13 h.

Entre los 65 nombramientos y 65 ceses que ayer aprobó el Consejo de Gobierno, previstos en el nuevo organigrama de las consejerías, la Junta incluyó la destitución del director general de Trabajo, Daniel Rivera, el único cargo imputado en el caso ERE que quedaba dentro de la administración. Rivera fue nombrado por el Gobierno de José Antonio Griñán para poner orden en un departamento de la Consejería de Empleo que se había convertido en epicentro de la investigación del fraude de los expedientes de regulación de empleo. Pero el pasado enero, él mismo fue incluido entre los 48 imputados.

La jueza Mercedes Alaya le acusó de haber autorizado el pago del ERE de la empresa Surcolor, donde había dos intrusos prejubilados que recibieron ayudas sin haber trabajado nunca allí. Con la acusación de Rivera, Griñán se vio forzado a hablar por primera vez en presente del caso ERE. El fraude por la falta de procedimiento en la concesión de ayudas públicas ya no venía de atrás: apuntaba a alguien que entró en el gabinete cuando el escándalo ya había saltado. La Junta respondió que las acusaciones contra Rivera eran "infundadas". Pero esa defensa no ha servido para ratificarlo. Su área ha pasado a la Consejería de Economía, donde ha adquirido un rango superior: la nueva Secretaría General de Empleo, que dirigirá Antonio González Marín, también gerente del SAE.

El portavoz Miguel Ángel Vázquez desvinculó el cese de Rivera del caso ERE, e insistió en que se produce dentro de "la lógica de un cambio" en el nuevo Ejecutivo. Vázquez aseguró que la Junta colaborará en la comisión parlamentaria del caso ERE. Justo ayer, el presidente de la Cámara de Cuentas, Antonio López, advirtió de que el informe que se prepara sobre el caso estará listo "entre un mes y medio y dos meses", por lo que no puede garantizar que llegue a la comisión de investigación, que será en julio.

Familiares de IU. Con los 65 nombramientos, la Junta pasa de 189 altos cargos a 160 (un 16% menos). El ahorro en salarios será de cuatro millones. Entre los nombramientos destacan el de Enrique Centella, hermano del secretario general del PCE, diputado y portavoz de IU en el Congreso, que entra en la consejería de Diego Valderas para dirigir la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional. En el currículum de Centella consta que "posee estudios en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Moscú". El otro nombre destacado es el de la hija de Willy Meyer, eurodiputado de IU. Amanda Meyer (35 años) es abogada, trabajó en el despacho Frutos&Meyer y será secretaria general de Vivienda, Rehabilitación y Arquitectura, en la consejería que dirige Elena Cortés (IU).

  • 1