Deportes

Chaparro, obligado a cambiar

Paco Chaparro está obligado a hacer cambios en el once titular del Betis, que ante el Málaga será sensiblemente distinto al que ha venido jugando de forma reiterada los dos últimos meses, sin que los resultados le acompañen últimamente. La vuelta de Ricardo a la meta es segura y la de Melli y Pavone, más que probable. Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 20:56 h.

Paco Chaparro está obligado a hacer cambios en el once titular del Betis, que ante el Málaga será sensiblemente distinto al que ha venido jugando de forma reiterada los dos últimos meses, sin que los resultados le acompañen últimamente. La vuelta de Ricardo a la meta es segura y la de Melli y Pavone, más que probable.

Casto; Nelson, Juanito, Arzu, Fernando Vega; Mehmet Aurelio, Capi; Damiá, Emana, Juanma; y Sergio García. Este fue el equipo titular que le ganó al Racing en la undécima jornada (3-1) y que, con la única variación de Monzón por Vega, repitió la semana siguiente con un nuevo triunfo en Gijón (1-2) que le dejaba sólo a un punto de la zona Uefa. Paco Chaparro parecía haber encontrado su once ideal -en espera de recuperar a Mark González y Edu y de si llegaba algún refuerzo- y repitió el mismo equipo en los siguientes partidos de las jornadas 13 y 14, pero ya no con el mismo resultado: pues perdió en Valencia (3-2) y empató en casa ante el Espanyol (1-1). Luego volvió a jugar Vega en vez de Monzón ante Atlético (15a) y Almería (17a), con sendas derrotas, mismo resultado que se cosechó en la jornada 16a ante el Athletic, un partido al que faltaron Aurelio y Emana por culpa de las sanciones y Capi por enfermedad, siendo Melli, Rivera y Juande sus sustitutos.

En las cinco últimas jornadas, por tanto, salvo el referido día del Athletic por obligación, Chaparro ha venido repitiendo equipo por devoción -con la única variación de Vega o Monzón- pese a que sólo ha sido capaz de sumar un pírrico 1 de 15 que le condena de nuevo a estar más pendiente de evitar el descenso que de otra cosa. Así que los cambios ahora se presumen obligados, y los habrá.

Ricardo por Casto. Nada más ver cómo se le colaba el balón a Casto bajo el cuerpo en Almería, tras un libre indirecto que no tocó nadie, la titularidad de Ricardo estaba cantada, aunque Chaparro no confíe ni mucho ni poco en el ex internacional portugués, al que relegó al ostracismo para confiar la titularidad a un Casto que él mismo se había traido del Albacete para ayudar a subir al Betis B de Tercera a Segunda división B. Los reiterados errores del guardameta extremeño, sin embargo, han forzado al técnico a deshacer su apuesta en favor de un Ricardo que perdió la titularidad en marzo del año pasado.

Junto al cambio ya adelantado del portero, Chaparro deberá hacer alguno más. Uno forzado por la lesión de Capi, al que una bursitis en su tobillo convierte en baja segura para el domingo. Y seguramente haga otro forzado por la sequía goleadora de los últimos partidos, que puede devolver la titularidad a Pavone pese a lo poco que se está luciendo cada vez que tiene ocasión de jugar. Pero es el único delantero nato que hay y volverá a tener su turno.

La baja de Capi en la medular puede ser cubierta por Arzu, que dejaría un hueco en el eje de la zaga a Melli, mientras que la titularidad de Pavone puede ir en detrimento de Damiá, que es de los pocos que repitió titularidad en Liga y Copa esta semana (el propio Arzu y Emana, que forzará para jugar el domingo, fueron los otros). De este modo, Juanma podría jugar de una vez en su banda natural, la derecha, y Sergio García podrá hacerlo como segundo punta, donde su juego luce más, después de que se haya demostrado de forma palmaria que no es un hombre gol.

Desde Soria. Pavone fue titular en 7 de los 10 primeros partidos de Liga (el último en el 2-4 ante el Numancia) y sólo lleva dos goles, aunque su promedio goleador es mejor que el de Sergio García, que lleva anotados tres tantos pero casi en el doble de minutos jugados que el argentino (1.241 por 707). El domingo, ante el Málaga, es de esperar que recuperen su olfato goleador o esto empezará a oler a chamusquina.

  • 1