Deportes

Chaparro pide 'tiempo, paciencia y confianza'

Paco Chaparro habló por primera vez desde que se cerró el plazo de fichajes para analizar lo que espera de ellos, del club y de él mismo. El entrenador fue claro: necesita "tiempo" para hacer un equipo, "confianza" para consolidar un proyecto y "paciencia". "La ilusión es buena, pero que no sea desmedida", pidió.

el 15 sep 2009 / 11:27 h.

Paco Chaparro habló por primera vez desde que se cerró el plazo de fichajes para analizar lo que espera de ellos, del club y de él mismo. El entrenador fue claro: necesita "tiempo" para hacer un equipo, "confianza" para consolidar un proyecto y "paciencia". "La ilusión es buena, pero que no sea desmedida", pidió.

El Betis volvió al trabajo y su entrenador volvió a sentarse delante de los micrófonos, las cámaras y los cuadernos para plantear un discurso coherente y firme sobre la temporada que ya está en marcha, los fichajes que ya han llegado, las expectativas que ya se han creado y los mensajes que ya le han enviado desde los despachos. Paco Chaparro fue muy explícito: alabó la política de refuerzos, aunque aclaró que "no ha venido ningún crack"; asumió que recibirá un trato distinto al de sus predecesores; solicitó "paciencia y confianza" a pesar de ese inconveniente; e incluso se atrevió a pronosticar un objetivo.

"Estamos casi en pretemporada". El trianero se confesó "satisfecho" con lo que el club ha puesto a sus órdenes, aunque aclaró que eso no garantiza resultados: "Hemos levantado una expectación grande y no eludo mi responsabilidad, pero hay que dar tiempo para que todo el mundo se sitúe. La ilusión es buena, pero que no sea desmedida".

"Han venido buenos jugadores, pero no ha venido ningún crack. Si sabemos colocarlos y no les damos excesiva aureola, serán buenos jugadores", advirtió Chaparro, que justificó su teoría con "números reales": "Hemos hecho 75 entrenamientos. Hay dos jugadores que han hecho 23 (Aurelio) y 22 (Emana), otro que ha hecho 7 (Sergio García), otro con 5 (Nelson), otro con 3 (Monzón) y uno que está lesionado (Juanma). Y nunca han jugado juntos. Estamos casi en pretemporada, aunque no es una justificación", matizó.

Un margen de "40 ó 50 días". A partir de esas "limitaciones", el entrenador del Betis hizo su petición: "Necesitamos un poco de tiempo, paciencia y confianza. Si nos la dan, mejor, y si no, lucharemos contra las corrientes que sean, como en los dos últimos años". Chaparro no solicitó cien días, pero casi: "Los resultados no perdonan a nadie, aunque cuarenta o cincuenta días sí se necesitan", calculó.

"Me mirarán con lupa, pero creo que tengo su confianza". Chaparro es consciente de que gozar de tan amplio margen es casi inviable porque el fútbol es caníbal por naturaleza, Lopera es Lopera y él no se llama Irureta ni Cúper: "La obligación de Lopera es mirarme con lupa, pero creo que tengo su confianza, aunque igual en menos cantidad que si fuese otro entrenador. Eso lo tengo asumido. Somos de la casa y no sé hasta dónde llegaremos", dijo.

El capitán de la nave, además, llega al curso algo erosionado por el duro proceso de selección de fichajes: "No soy incómodo, soy pesado, pero estoy aquí para que Lopera pueda ir al palco y esté tranquilo", justificó.

El objetivo. Dicho lo cual, Chaparro incluso habló de metas: "Primero quiero ver a todos y que se haga un equipo. Luego veremos si tenemos capacidad para competir por ser séptimos, octavos o novenos. Mi idea es que la plantilla va a ser mucho más completa que el año pasado, y si entonces quedamos decimoterceros, lo normal sería quedar entre los nueve o diez primeros", teorizó.

Los futbolistas. El entrenador del Betis también tuvo unas palabras para los futbolistas. Primero espetó que "a veces el halago excesivo confunde al jugador" y reveló que ya ha hablado "con algunos de ellos para dejarles claro cómo es la ciudad y cómo es la ilusión de los béticos". "Les he dicho que no pueden confundirse", contó. Luego se centró en Emana y su mal debut: "Debía jugar de mediapunta, pero por ser su primer partido y querer agradar buscó zonas donde su rendimiento no es el mismo. Es un futbolista del mediocampo hacia delante y debe ser un centrocampista de ocho o diez goles, aunque pasa que en muchos jugadores africanos hay cierto desorden táctico", explicó.

¿El mejor Betis de la historia? Chaparro, como la gran mayoría de quienes han opinado sobre esa atrevida afirmación, respondió no a la pregunta. "No vi a los campeones de Liga, pero creo que esa fue la mejor plantilla. Además, ha habido cuatro o cinco plantillas muy buenas". Y cuestionado por si esas declaraciones representan una forma de presionarlo, contestó con igual rotundidad: "Si alguien quiere meterme presión, no lo va a conseguir".

  • 1