Deportes

Chaparro se replantea la meta gracias a los fichajes

El Betis se despidió de su concentración en Jerez y Paco Chaparro aprovechó el adiós para hacer un balance de lo que ha ocurrido, sobre todo en los despachos. El técnico está "sorprendido" por el esfuerzo del club: "Lopera me está trayendo jugadores que no pensaba que vendrían", admitió.

el 15 sep 2009 / 08:34 h.

El Betis se despidió de su concentración en Jerez y Paco Chaparro aprovechó el adiós para hacer un balance de lo que ha ocurrido, sobre todo en los despachos. El técnico está "sorprendido" por el esfuerzo del club: "Lopera me está trayendo jugadores que no pensaba que vendrían", admitió.

Mientras el Betis permaneció en Montecastillo, Manuel Ruiz de Lopera fichó primero a Mehmet Aurelio y luego a Emana. Ahora va camino de contratar a Chrétien, al mismo tiempo negocia por Mané y como colofón intentará traer un delantero, ya sea el peruano Pizarro o el francés Briand. Semejante despliegue en una época que se pregonaba de crisis tiene alucinado a Paco Chaparro.

"El señor Lopera me sorprende un día sí y otro no. Le voy a decir que no se vaya. Me está trayendo jugadores que yo pedía pero a los que pensaba que no podíamos ni aproximarnos. Tal como está ahora, que se quede, que hagamos al Betis campeón y luego nos vamos los dos", dijo.

El técnico está muy "satisfecho" porque creía que "el club estaba en unas limitaciones económicas" y sin embargo ha visto que el máximo accionista "está haciendo un esfuerzo" tan grande que hasta se replantea el objetivo de la permanencia: "Si vienen estos futbolistas, veremos un Betis mucho más fuerte que el año pasado y tendríamos que aspirar a algo más".

"A Lopera no hay que forzarlo a nada". Para el entrenador del Betis, el comportamiento de Lopera tiene que ver con la forma en que lo trata el cuerpo técnico. Lo explicó cuando se refirió a la búsqueda de dos laterales: "Estamos haciendo lo posible. A don Manuel no hay que forzarle a que haga nada, sólo se le dice y se le da su tiempo, y como es un buen negociante se lo piensa".

Así, por ejemplo, se hizo con Emana, uno de esos futbolistas cuyo fichaje no esperaba: "Llegó un momento en el que no se iba a pelear más por él. Lo que nos mantuvo es que el jugador deseaba venir, y al final don Manuel fue valiente".

Pizarro, Juanma, Feindouno... Esa misma osadía será imprescindible cuando el Betis vaya a por el delantero. Desde ayer es oficial que puja por el peruano Claudio Pizarro, sin sitio en el Chelsea pero con muchos pretendientes en toda Europa. "No creo que se vaya a producir, aunque don Manuel me dijo hace 20 ó 25 días que me iba a dar una sorpresa", reveló Chaparro.

Si finalmente aterriza otro atacante, reforzar la banda derecha "tendría menos importancia", según el trianero, que incluso dio la lista de objetivos para ese puesto: "Están Sisi, Juanma, Feindouno... hay cuatro, pero depende de que encontremos un delantero", reiteró. El valencianista y el levantinista son las opciones más asequibles (menos de un millón), mientras que el francés del Saint-Etienne puede costar cerca de diez millones.

Castel "no puede ni debe hacer eso". Así reaccionó Chaparro cuando se le recordó que el empresario ya anuncia negociaciones con un delantero de renombre. El palo fue duro: "Antes de hacer algo así debe consultar con los que estamos en el equipo, a no ser que el jugador sea un superfigura, y hay veces en que no es bueno que un superfigura entre en un vestuario".

"Él debe pedir consejo a los técnicos de la casa, que saben qué necesita el equipo", replicó. En cuanto a la venta del club, el trianero ya ha tratado el asunto con el accionista mayoritario: "A los jugadores les inquieta más que a mí. Yo le he pedido que transmita lo que vaya a pasar y él me dijo que no me preocupara, que si había algo ya nos lo comunicaría", contó.

  • 1