Deportes

Chaparro sueña con 'otro' Lopera y un Betis grande

Inmerso como está en asegurar la continuidad del Betis en Primera, Paco Chaparro también tiene tiempo para detenerse en el futuro: el suyo, el de Manuel Ruiz de Lopera y el del club. Y lo tiene muy claro. "Las cosas tienen que cambiar". (Foto: Javier Cuesta)

el 14 sep 2009 / 23:24 h.

Inmerso como está en asegurar la continuidad del Betis en Primera, Paco Chaparro también tiene tiempo para detenerse en el futuro: el suyo, el de Manuel Ruiz de Lopera y el del club. Y lo tiene muy claro. "Las cosas tienen que cambiar" para que él siga e inicie un proyecto "para que el equipo compita con los de arriba".

Desde que tuvo uso de razón como técnico de fútbol, Paco Chaparro siempre albergó un gran sueño: "Entrenar al Betis y hacerlo campeón de Liga". El presente del club verdiblanco le da sólo para lo primero, pero el trianero ya mira más allá de mayo, del final de la temporada, y se va haciendo una composición de lugar de lo que puede ocurrir cuando a Manuel Ruiz de Lopera le llegue la hora de decidir si sigue confiando en él o no.

Sus ideas, desde luego, están muy claras: quiere conservar el mando, cambiar el club, cambiar al consejero delegado, demostrarle que sería digno de su confianza y, en "dos o tres años", construir un equipo "que esté entre los seis primeros".

"Si Lopera se decide a dar el paso y cree que somos las personas que él quiere para su proyecto, vamos a plantearle qué queremos y cómo lo queremos. Yo ya le he dicho que él y el Betis tienen que cambiar, y si me escucha y la cosa va como yo quiero, tendrá que cambiar. Si no, no llegaremos a un acuerdo", dijo Chaparro, que se mostró optimista pese a lo arriesgado de su planteamiento, que básicamente pasa por no firmar nada hasta que sepa qué intenciones tiene Lopera: "Yo creo que va a existir confianza en nosotros, pero no vamos a negociar primero nuestro contrato y después el proyecto, no.

Primero negociaremos el proyecto y, si dice que sí, luego negociaremos el contrato y el dinero. Pretendemos hacerle entender que la gente de aquí puede tirar del equipo hacia arriba", añadió en una interesante tertulia en Canal Sur.

El camino, a juicio del entrenador, ya ha sido emprendido: "Él está llegando a muchas cosas más. Muchos de los que han venido este año han sido contratados por el director deportivo con su visto bueno. Está abriendo la mano y me supongo que poco a poco, cuando vea que somos gente preparada y que lo ayudamos, la abrirá más", deseó Chaparro, que detecta "buenas intenciones" en el máximo accionista, de ahí que él también espere hacerle un favor con su filosofía: "Si nos salvamos, creo que será el momento para dar un cambio a esto y que él vuelva a ganarse a la gente que está contra él. Yo pretendo que tenga los menos enemigos posibles y que tenga la posibilidad de disfrutar, no de estar amargado".

Como conoce bien a su jefe, Chaparro también es consciente de que no conviene plantearle una revolución radical ni instantánea: "No se puede pasar de una cosa a otra de la noche a la mañana. Mi intención es hacer un Betis que compita con los mejores y esté entre los seis primeros, pero lo primero es organizar la secretaría técnica. Este año ya ha habido cuatro personas viajando por Europa. Un club bien organizado no necesita tener un presupuesto altísimo. Si además se trabaja bien abajo, en la cantera, en dos o tres años se puede conseguir un equipo que pelee con los de arriba".

su mensaje al plantel. Además de esbozar sus planes de futuro, Chaparro también tuvo unas palabras para un futbolista cuyo caso simboliza de algún modo su manera de entender el fútbol: Sobis. "No le pasa nada, el equipo ha empezado a funcionar y a él le ha cogido fuera. Lo que no se puede hacer es quitar a jugadores que están rindiendo. Ya tendrá su momento", recalcó. Luego lanzó otra perla al respecto: "El mensaje que estoy mandando a los que no juegan es que tendrán que rendir si quieren ser titulares".

  • 1