Local

Chaves acusa a los obispos de 'mentir' para influir en el voto

La "nota" de la Conferencia Episcopal sobre lo que no deben votar los católicos y las consideraciones a tener en cuenta antes de ir a las urnas provocó ayer una airada reacción del presidente de la Junta, Manuel Chaves. Acusó a la jerarquía eclesiástica de "mentir" y lanzó una advertencia: esta actitud "condicionará" sus relaciones con el Gobierno.

el 14 sep 2009 / 23:33 h.

TAGS:

La "nota" de la Conferencia Episcopal sobre lo que no deben votar los católicos y las consideraciones a tener en cuenta antes de ir a las urnas provocó ayer una airada reacción del presidente de la Junta, Manuel Chaves. Acusó a la jerarquía eclesiástica de "mentir" y lanzó una advertencia: esta actitud "condicionará" sus relaciones con el Gobierno.

Primero fue la pastoral de los Obispos del Sur y ayer la "nota" de Conferencia Episcopal. A ambos pronunciamientos, los dos en precampaña, les ha respondido Manuel Chaves con contundencia, sin ocultar además que con este tipo de episodios "se anima la campaña" (lo que favorece la movilización del electorado de izquierdas). El presidente de la Junta y del PSOE no se anduvo ayer con rodeos: la Conferencia Episcopal "no dice la verdad porque todos los presidentes de España han dialogado con ETA". "Que la jerarquía eclesiástica mienta me parece terrible para los católicos", insistió a cuenta de un texto en el que los obispos apuestan por no apoyar a quienes impulsen el diálogo con ETA o apoyen el aborto o la enseñanza de Educación para la Ciudadanía. Apuestan, sin decirlo de forma expresa, por un voto contra el PSOE.

Chaves quería ayer que su opinión quedase clara. En cuanto el moderador del Foro Cinco Días en el que intervenía se refirió a la cercanía del 9-M, el presidente de la Junta sacó a relucir el comunicado. "Tenemos un competidor nuevo", ironizó. En su opinión, con los diez puntos de la nota con la que la Iglesia intenta orientar el voto se vuelve a una "etapa ya superada" en la que se reproduce la "alianza" entre la cúpula eclesiástica y un partido. "Se han quitado la careta", sostuvo.

Su rotundidad al condenar los planteamientos de los obispos no se tradujo en una apuesta por enconar la situación. A preguntas de los periodistas sobre si el Gobierno central debería revisar los acuerdos que mantiene con el Vaticano -que sitúan a la Iglesia Católica en posición de privilegio respecto a otras religiones-, el presidente descartó tal opción. "No vamos a denunciar el Acuerdo con la Santa Sede porque la Iglesia no es sólo la jerarquía eclesiástica. Son los creyentes", argumentó. La mayoría de esa gente a la que Chaves dijo no querer "perjudicar" está "en contra de la actitud descarada" de los prelados.

Lo que no ocultó es que esta irrupción electoral en escena "condicionará en el futuro las relaciones entre la Iglesia y el Gobierno". Es la gota que colma el vaso después de una legislatura de desencuentros, con hitos como la concentración contra el Gobierno del pasado 30 de diciembre en Madrid.

Son múltiples los aspectos en los que el entendimiento es decisivo, desde la enseñanza de religión en los colegios hasta la financiación de la Iglesia. En diciembre de 2006, la Conferencia Episcopal firmó un nuevo modelo que eleva la asignación con cargo al IRPF a cambio de eliminar la subvención de la que disfrutaba. El Estado anticipa parte del dinero.

  • 1