martes, 20 noviembre 2018
13:40
, última actualización
Local

Chaves da un paso atrás en su deseo de repetir como presidente del PSOE

El interés de Griñán por renovar la dirección federal del partido y colocar a alguien de su confianza como número dos fuerza al expresidente andaluz a retirar su candidatura.

el 27 nov 2011 / 11:46 h.

TAGS:

Mister España 2011

Antes de que diese comienzo la reunión de los principales cuadros directivos del PSOE andaluz para consensuar un mensaje de unidad de cara a las autonómicas, el vicepresidente tercero en funciones y expresidente de la Junta, Manuel Chaves, se quedó atrás y dejó que el resto de sus compañeros fueran entrando en la sala del cónclave donde habían sido convocados ayer. Quería hacer un anuncio antes de que el secretario general del PSOE-A, José Antonio Griñán, pronunciara su discurso. "Ante cualquier planteamiento del PSOE andaluz, incluso si hay una propuesta de renovación de la dirección federal del partido, yo no voy a ser ningún obstáculo y en mí no van a encontrar ninguna dificultad", dijo.

Chaves es ahora el presidente del partido a nivel federal, y a principios de semana reconoció en una entrevista televisiva que le gustaría mantener el cargo después del congreso federal previsto para la primera semana de febrero. Es un gesto poco habitual en él postularse para un cargo de dirección. Lo que sí es normal en él es dar un paso atrás en cuanto percibe que sus palabras, gestos o acciones pueden perjudicar al PSOE, un partido que conoce profundamente. Muy poco después de que Chaves anunciara que le gustaría repetir como presidente, Griñán apostó públicamente por una renovación generacional en la cúpula federal del partido. Tras la debacle socialista el pasado 20-N, el PSOE andaluz es el de mayor peso de la formación a nivel nacional. Todo el partido está volcado ahora en contener el tifón del PP en las próximas elecciones autonómicas, y eso afianza mucho más el peso de Griñán dentro del partido. El líder andaluz aspira a que el próximo número dos del PSOE federal, la Secretaría de Organización que ahora ocupa Marcelino Iglesias, la ostente un político andaluz de su confianza, probablemente la misma persona que ocupa este cargo en la ejecutiva regional, Susana Díaz. Este propósito parece, en principio, incompatible con que Chaves, un andaluz, mantenga la presidencia del partido, o que Gaspar Zarrías siga como Secretario de Política Institucional dentro de la ejecutiva, dos puestos en los que Griñán no está interesado.

Chaves se apresuró ayer a despejar nubarrones, porque al margen de lo que le hubiera gustado, parece saber perfectamente que lo último que necesita el partido ahora es volver a agrietarse en cuitas internas antes de un proceso electoral autonómico del que estarán pendientes todos los socialistas del país. "Siempre voy a estar en disposición del PSOE-A, partiéndome la cara para que Griñán sea el próximo presidente de la Junta", concluyó ayer, "todo el partido se siente muy dolorido, muy derrotado y muy responsable de lo que ha ocurrido el 20-N y entre todos tendremos que sacar al partido adelante en el próximo congreso federal".

  • 1