Local

Chaves intenta movilizar a la izquierda

"Es poco cristiano relacionar paro e inmigración con delincuencia". Fue la réplica del presidente de la Junta y candidato socialista a la misiva de los obispos. El PSOE cree que animar la pugna con la Iglesia ayudará a movilizar al electorado: el gran reto ante el 9 de marzo.

el 14 sep 2009 / 23:12 h.

TAGS:

"Es poco cristiano relacionar paro e inmigración con delincuencia". Fue la réplica del presidente de la Junta y candidato socialista, Manuel Chaves, a la misiva de los obispos. El PSOE cree que animar la pugna con la Iglesia ayudará a movilizar al electorado: el gran reto ante el 9 de marzo.

El secretario general del PSOE andaluz, Manuel Chaves, intervino ayer en un acto junto a los candidatos de su partido al Parlamento, Congreso y Senado que concluyó en una multitudinaria foto de familia. Con la polémica por la pastoral de los obispos aún viva, el PSOE podía optar por pasar página o replicar. La opción quedó clara tras oír a Chaves.

El pasado miércoles los prelados andaluces difundieron un comunicado en el que piden a los católicos que voten "en conciencia" contra los partidos que promueven el aborto, la eutanasia o Educación para la Ciudadanía y alertan de las consecuencias de la coyuntura económica con un discurso muy similar al de los dirigentes del PP, relacionando paro en la construcción con inmigración y más delincuencia. Todavía ayer el malestar de los socialistas por estas "orientaciones pastorales" estaba a flor de piel.

Pero tras esa indignación en muchos late también el convencimiento de que este tipo de polémicas animan al electorado y ayudan a fomentar la participación. Cualquier discurso que evidencie la dicotomía entre derecha e izquierda empujará a los más absentistas -sobre todo jóvenes de izquierda- a votar el 9 de marzo. Y ese es una de los grandes retos con los que el PSOE encara su campaña. Sobre todo con la vista puesta en la permanencia de Zapatero en La Moncloa, para la que es clave una participación del electorado andaluz por encima del 65%, según sus propios cálculos.

Chaves, que el día anterior evitó polemizar, sí lo hizo ayer y en este punto su intervención cosechó una cerrada ovación. El candidato del PSOE a la Junta abrió un paréntesis y dejó a un lado su talante normalmente muy moderado al hablar de la Iglesia. Dejó claro su "profundo respeto" a la opinión de los obipos y al hecho de que "subliminalmente pidan o no el voto". "Este es un país libre y democrático", apostilló. Inmediatamente después entró al trapo poniendo el dedo en la llaga, en aquello que a un sector de los católicos no ha gustado. "Me parece poco cristiano relacionar paro, inmigración, con el aumento de la delincuencia y de la inseguridad ciudadana", defendió. También exigió a los obispos respeto a "las leyes que emanan del Parlamento".

Otro de los puntos que más enfatizó fue, en el cierre, el referido a la necesidad de movilización del electorado. "En los días que quedan tenemos que poner a prueba nuestra capacidad de movilización, de explicación a los ciudadanos", advirtió. Chaves no dedicó ni una palabra al paquete de rebajas fiscales que eligió como medida estrella para presentar su programa la pasada semana. La intervención previa del consejero de Economía, José Antonio Griñán, ayudó.

Griñán a la contra. A puerta cerrada, el consejero de Economía -que lidera la lista al Parlamento por Córdoba- defendió con rotundidad que sería un error que el PSOE entrara en lo que él llama "competencia fiscal", es decir en una pugna con el PP por ver quien baja más los impuestos.

Griñán sostuvo, según confirmó después a este periódico, que lo importante es garantizar fondos para pagar medidas como la dependencia, para ampliar el Estado del bienestar, y no ir a un recorte fiscal indiscriminado. Es por ejemplo conocida su posición contraria a la eliminación del impuesto de sucesiones pese a que el PSOE andaluz ha propuesto que las herencias directas de hasta 175.000 euros no tributen.

El rifirrafe entre Iglesia e izquierda saltó ayer a la sociedad. La Asociación Comunidades Cristianas Populares (CCP) de Andalucía, que aglutina a más de 200 cristianos de base, lamentó "profundamente" el comunicado de los obispos, ya que, a su juicio, la misión de la Iglesia debería ser "más pacificadora, más tolerante con todos, más pastoral y menos partidaria en política". La organización criticó que entren en campaña a favor del PP. En el lado opuesto, la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos y de Familia de Andalucía (Confapa) pidió respeto para la Iglesia y denunció el "impresentable acoso" al que se somete la opinión de los obispos.

  • 1