Local

Chaves reclama su derecho a optar por 6ª vez a la Junta

El presidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves, ha reivindicado su derecho a optar por sexta vez a este cargo, ya que se siente "joven, con fuerza y con ideas", al tiempo que ha subrayado que la gente vota "a quien le da la gana" y decide igualmente "quién quiere que esté en la oposición".

el 14 sep 2009 / 20:29 h.

TAGS:

Casi dos horas de interrogatorio en directo en televisión y un amplio recorrido por los problemas más cotidianos de los andaluces fueron el resultado del paso de Chaves por 'Tengo una pregunta para usted'. Para que ninguna preocupación quedase desatendida, un compromiso: quedarse con las direcciones de 60 invitados para tratar sus casos.

A las diez de la noche y con la veterana periodista Ana Blanco como moderadora, Manuel Chaves se coló en los televisores de los andaluces para enfrentarse a 42 preguntas de 38 personas de la calle en el espacio Tengo una pregunta para usted de Televisión Española. Salieron a relucir el paro, la contaminación en el Campo de Gibraltar, las vacaciones para las amas de casa, el fracaso escolar, las dificultades para llegar a fin de mes y hasta la educación de sus hijos.

La primera pregunta se la hizo Felipe González que, aunque era de Sevilla, tenía muchos menos años que el ex presidente del Gobierno y no demostró demasiada simpatía con los socialistas. "Cuando era pequeño -dijo el joven de 23 años- yo pensaba que usted era el rey de Andalucía. ¿Su cargo es vitalicio o va a abdicar?", preguntó para abrir el fuego. Pese al tono, a Chaves la cuestión no le cogió por sorpresa y replicó con su discurso de siempre de que son los ciudadanos quienes le eligen libremente, quienes le han puesto a él tantos años en el Gobierno y a otros -no llegó a citar a Javier Arenas, pero se refería a él- en la oposición.

Fueron los jóvenes quienes adoptaron una actitud más agresiva con el presidente. Otro Javier, en este caso cocinero de 31, hizo propio el discurso del PP a cuenta de la acusación de que Chaves haya buscado un "trabajito a su hermano". Empezó, con gesto divertido, dudando de que Chaves diga la verdad cuando declara en Internet que tiene 3.000 euros en su cuenta corriente -"eso es muy poco", sostuvo escéptico- y terminó por arrancarle al presidente una solemne declaración: "Si he engañado a los ciudadanos andaluces, a las 24 horas dimitiré", sentenció. Protagonizó en ese momento -primero con una sonrisa y luego con gesto serio- el primer rifirrafe de la noche, en el que sacó a relucir que siempre ha vivido de su sueldo y que, si no ha ahorrado, ha sido porque ha invertido en sus hijos. Les ha ayudado a pagar sus casas y les envió a estudiar al extranjero, llegó a contar.

Pese a su larga experiencia política, el presidente de la Junta se estrenaba anoche en un formato televisivo como el de Tengo una pregunta para usted, en el que se enfrentaba al "reto" -como lo llamó Ana Blanco- de exponerse a las preguntas espontáneas de los ciudadanos. De pie, sin asesores, sin papeles y sin un atril que le protegiese, Chaves entró en todos los temas que le plantearon sus entrevistadores ocasionales. En la mayoría de los casos -sobre todo cuando quienes preguntaban eran mayores- se trató de cuestiones directamente relacionadas con los problemas diarios.

Eso fue lo que hizo Carmen, una vecina de 64 años de Sevilla que se quejó de que en su barrio llevan de obras año y medio. "¡Tantas calles levantadas a la vez!", se lamentó. Con ella y con Rafael, de 47 años y que acudió al programa en una silla de ruedas, Chaves tuvo un tono cercano, e incluso le hizo un guiño a este último para seguir hablando cuando terminase el debate. Después vinieron más.

No eran profesionales, pero quienes pudieron coger el micrófono -unos más nerviosos que otros- no se cortaron. Preguntaron y repreguntaron cuando la respuesta del presidente no les convencía. "Me parece muy bien", repuso incrédula una viuda antes de replicarle. La retahíla de porcentajes sobre las pensiones no le parecía suficiente. A su juicio, las subidas aprobadas no se ha notado en los casos que ella conoce. A Josefa, de 70 años -que mostró sus dudas sobre lo que "va a pasar con eso de que no hay médicos" en una residencia de Jerez- le prometió que abordaría el caso "personalmente" en cuanto le diese los datos concretos. "Muchísimas gracias".

Imprevisibles

Por mucho que en los últimos días sus asesores le hayan bombardeado con posibles preguntas para preparar el programa, hubo algunas que difícilmente podría esperar. Chaves escuchó con atención la duda de Sara -¿cómo se van a devolver los libros de texto en buen estado si los profesores dicen que hay que estudiar subrayando?- y a un restaurador que empezó preguntándole si su apellido terminaba en s o en z, continuó diciéndole que cree que es "es un tío honrado porque si no no estaría en la cumbre" y acabó opinando sobre el arte de Picasso y las reuniones de la familia Bush con Ben Laden. Hubo algún invitado menos motivado que hasta dio alguna cabezadita antes de preguntar.

No pudieron faltar cuestiones que seguro que estaban en su guión: Marbella, los problemas de acceso a la vivienda -ahí aprovechó para contar sus promesas sobre el pacto de la VPO- y los elevados precios de la vida. Aunque ahí recurrió a su discurso más cotidiano, el tono fue muy distinto al del Parlamento.

Por eso, y porque no todos los que tenían su pregunta preparada pudieron hacerla, el presidente se comprometió a quedarse con todas las direcciones y visitar a sus entrevistadores en sus casas.

Información elaborada por: Mónica Ureta, Laura Blanco e Inma Carretero

  • 1