Local

Chávez reivindica ahora que las FARC no son terroristas

Colombia rechazó ayer las declaraciones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que pidió a la comunidad internacional sacar a la guerrilla de las FARC de las listas de organizaciones terroristas.

el 14 sep 2009 / 22:34 h.

TAGS:

Colombia rechazó ayer las declaraciones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que pidió a la comunidad internacional sacar a la guerrilla de las FARC de las listas de organizaciones terroristas. Chávez había pedido que se considerase a las FARC y ELN como insurgentes y no terroristas.

El ministro colombiano del Interior, Carlos Holguín, calificó las manifestaciones de Chávez como una "actitud insólita y desproporcionada" y "no podemos admitirla". Las FARC, con unos 17.000 combatientes activos desde hace más de 40 años, están incluidos en las listas internacionales de grupos terroristas.

Esta reacción se produce después de que el jueves las FARC pusiesen en libertad a la ex candidata a la Vicepresidencia Clara Rojas y a la ex congresista Consuelo González de Perdomo, que mantenía secuestradas desde hacía años. La guerrilla de las FARC, que tiene todavía en sus manos a 700 cautivos, insistió en el despeje de territorio para negociar con el Ejecutivo de Colombia un acuerdo humanitario sobre rehenes.

En un comunicado fechado la víspera en las "montañas de Colombia" y divulgado por el sitio web de la Agencia Bolivariana de Prensa (ABP), el mando central del grupo mantiene su condición de retirada de tropas de las localidades de Florida y Pradera, situadas a unos 50 kilómetros al este de Cali (suroeste).

Los insurgentes dijeron que esas localidades deben ser el "escenario del diálogo Gobierno-FARC para el acuerdo y la materialización del canje que haga posible la liberación de todos los prisioneros en poder de las fuerzas contendientes".

Encadenados. La ex legisladora colombiana Consuelo González de Perdomo, liberada el jueves junto a su compatriota Clara Rojas, denunció ayer que esa guerrilla tiene encadenados desde hace un año a los militares y policías con los que compartió cautiverio en las selvas de su país. La política dijo que estos miembros de la Fuerza Pública "vivían encadenados todo el día, con unas cadenas al cuello que tenían que cargar ellos para hacer cualquier tipo de actividad".

"En las horas de la noche, les amarraban la cadena a un palo que iba al pie de la cama de cada uno de ellos", agregó González. El mismo trato lo sufren algunos de los rehenes civiles, como el ex gobernador Alan Jara y el también ex congresista Orlando Beltrán.

  • 1