jueves, 21 febrero 2019
20:02
, última actualización
Deportes

Chevantón, Koné, Konko, Negredo o la maldición del fichaje récord

En los últimos años, ser el refuerzo más caro del verano en el Sevilla no significó rendir más que los demás. 

el 27 jun 2010 / 19:19 h.

Negredo, el fichaje más caro del club.

El mercado de fichajes continúa abierto. Por el momento, el Sevilla ha incorporado a dos futbolistas: Mouhamadou Dabo, lateral franco-senegalés procedente del Saint-Étienne, y Tiberio Guarente, centrocampista italiano del Atalanta. En principio, y la espera de ver si Luis Fabiano se marcha traspasado -lo que haría que el número de refuerzos aumentase-, llegarán dos fichajes más. Guarente (5,5 millones de euros) es, por ahora, el fichaje del verano en Nervión. Sin embargo, en el último lustro tal condición ha sido más una losa que una garantía de rendimiento inmediato.

La única excepción es Frederic Kanouté, santo y seña del Sevilla actual. Y ello pese a que tardó en arrancar tras incorporarse al plantel en el verano de 2005. Procedente del Tottenham, el franco-malí, cuyo coste rondó los 6,5 millones de euros, despidió su primera temporada con seis goles en Liga, por detrás de Saviola (nueve) y Maresca (ocho), logrando los mismos que el canterano Kepa. Eso sí, fue clave en la consecución de la Copa de la UEFA de Eindhoven, torneo en el que también marcó seis tantos. En Copa del Rey firmó otros dos, al Cádiz.

Lo suyo fue cuestión de tiempo. Tardó quince jornadas en estrenarse en Liga, aunque su primer gol como sevillista -hizo dos ese día- lo celebró el 29 de septiembre, en el campo del Mainz. Oro puro: clasificación para la fase de grupos de la UEFA. Poco a poco, Kanouté fue erigiéndose en un auténtico estandarte del equipo, hasta el punto de que hoy día es el extranjero más goleador de la historia de la entidad.

LAS CRUCES. Sin embargo, el caso de Kanouté no ha tenido continuidad estos últimos años. En 2006, Ernesto Javier Chevantón (unos ocho millones de euros) tomó su testigo como fichaje del verano. Entre las lesiones y que no demostró tener calidad para quitar la titularidad a Kanouté y Luis Fabiano, el uruguayo comenzó una decepcionante andadura en el Sevilla. Su bagaje, ocho goles en Liga, para un total de 15 en cuatro temporadas.

Un año más tarde, Arouna Koné fue presentado como el fichaje más caro de la historia del club. Era el verano de 2007 y se pagaron por él doce millones de euros. Dos goles en tres temporadas -sufrió una lesión de gravedad que le impidió jugar varios meses- es su saldo. El pasado invierno se fue cedido al Hannover, donde volvió a lesionarse. No obstante, cuando estuvo en condiciones, su rendimiento dejó que desear.

Tampoco se queda atrás el fichaje más caro del verano en 2008: Abdoulay Konko (8,5 millones). Quince partidos de Liga en su primera campaña y dieciocho la pasada, dos goles y muchas dudas constituyen su bagaje tras alternar algunos buenos partidos con otros muy flojos. El club cuenta con él y espera que este año, si supera sus continuas lesiones musculares, despegue.

El último precedente se llama Álvaro Negredo (14 millones). Catorce goles en su primera temporada no es una mala cifra, aunque hasta el propio delantero esperaba dar mucho más de sí. Su calidad está fuera de toda duda y ha aportado cosas, pero necesita un punto de afinación superior. Incluso fue silbado más de una vez. Ser el fichaje récord también llegó a ser una losa para él.

  • 1