lunes, 25 marzo 2019
12:28
, última actualización
Local

Chile eleva el despliegue militar y la dureza contra los saqueos

La ayuda humanitaria comienza a fluir entre los millones de afectados.

el 02 mar 2010 / 21:28 h.

TAGS:

Un ciudadano chileno protege una propiedad con una escopeta en Talcahuano, 531 kilómetros al sur de Santiago. Muchos chilenos han tenido que armarse para evitar el saqueo de sus casas.

El Gobierno chileno aumentó ayer el despliegue militar para frenar el vandalismo desatado tras el terremoto del pasado sábado en algunas localidades afectadas, mientras la ayuda a los damnificados comenzó a fluir.


En tanto, la cifra de muertos a causa del sismo se elevó a 799, de los que 554 corresponden a la región del Maule, 92 al Bio Bío, 48 a la región de O'Higgins, 38 a Santiago, 18 a la región de Valparaíso y 13 a La Araucanía, según la Oficina Nacional de Emergencia. También se conoció ayer que los heridos suman 500, de los que cien están graves, según el ministro de Salud, Álvaro Erazo.


Tras reunirse con jefes militares y policiales, la presidenta Michelle Bachelet, advirtió ayer de que ambos estamentos "actuarán con toda la severidad necesaria", para frenar los saqueos y el pillaje. "Sabemos que hay acciones de pequeños grupos que están provocando enormes daños materiales y humanos" dijo la mandataria, que aseguró que el gobierno "va a cortar de raíz los desmanes" y advirtió que "quienes no entiendan eso, que se atengan a las consecuencias". Informó además del envío a las regiones del Maule y Bío Bío de 11.850 soldados, 2.131 marinos, 50 aeronaves para establecer un puente aéreo y dos fragatas.

Primeras críticas. Bachelet, que recibió críticas del presidente electo, Sebastián Piñera, de alcaldes y otras autoridades locales por no haber enviado antes a los militares, reconoció también que es necesario "ir mejorando la efectividad de las tareas de control del orden público" en aquellas zonas. En ese marco, el toque de queda impuesto en la provincia de Concepción para frenar los saqueos y desmanes se extendió por 18 horas desde las 18.00 horas de ayer hasta el mediodía de hoy.


La decisión obedece a la necesidad de proteger la ayuda alimentaria para los damnificados que ya está llegando a la zona y su distribución, que será "casa por casa", dijo a los periodistas el general Guillermo Ramírez, jefe de la zona en estado de catástrofe en la región del Bío Bío. También para proceder, con tranquilidad, a la reposición de los servicios básicos (electricidad, agua), que continúan cortados, añadió. Ramírez advirtió que las tropas destacadas en la zona "no se van a inhibir" en el cumplimiento de su misión de resguardar el orden y llamó a la población a respetar las instrucciones oficiales, "para no tener que lamentar algún incidente lamentable".


De forma paralela, comenzaron a fluir hacia las áreas afectadas cargamentos de ayuda, que se espera aumenten con el correr de los días, ya que la conexión vial desde Santiago hacia el sur se ha restablecido, aunque con desvíos y otras medidas que hacen muy lenta la circulación de vehículos. Helicópteros militares con ayuda llegaron al litoral del Maule, donde varias localidades costeras fueron arrasadas por el tsunami que siguió al terremoto.


También tres naves de la Marina con más de mil toneladas de ayuda comenzaron a recorrer las localidades costeras de todas las regiones afectadas por el sismo.


"Ya se han desplegado todos los recursos humanos y materiales necesarios para atender la emergencia", explicó Bachelet.
Todo ello implica tanto el control del orden público y la seguridad, como la entrega de agua y víveres, instalación de hospitales de campaña y restablecimiento de las comunicaciones, precisó. La presidenta chilena consideró que "tampoco es aceptable que los vecinos, además de estar legítimamente preocupados por este cruento embate de la naturaleza, tengan que estar armando autodefensas para cuidar lo poco que les quedó tras el terremoto". De hecho, tanto en Concepción como en varias localidades aledañas grupos de piquetes de vecinos, provistos de palos, martillos, trozos de hierro, cuchillos de cocina y escopetas, pasaron la noche en vela para cuidar sus casas y pertenencias. Por ello, la llegada de los militares fue recibida con aplausos.


Los españoles. Respecto a la situación de los españoles, el Ministerio de Exteriores sigue sin tener constancia de que haya españoles fallecidos o heridos como consecuencia del terremoto, mientras los dos diplomáticos enviados desde Santiago a Concepción iniciaron su trabajo para confirmar el paradero de compatriotas y otros ciudadanos europeos. Fuentes diplomáticas aclararon ayer que el ministerio aún no puede confirmar el fallecimiento del joven catalán Miguel Marín, de 29 años y vecino de Alella (Barcelona). Mientras, el cordobés José Manuel Ventura Rojas fue localizado en perfecto estado. Además, la Generalitat busca a una familia catalana desaparecida y la colonia canaria intenta localizar a una familia de las islas. De los cerca de 35.000 españoles inscritos como residentes en Chile, hay unos 1.500 registrados en Concepción.

  • 1