Local

China cava con las manos en las ruinas para sacar 30.000 cadáveres más

Cuatro días después de que un terremoto arrasara la región china de Sichuan, la Oficina estatal de Emergencias y Rescate del seísmo ha indicado que los muertos podrían ascender a 50.000. Hasta ahora son 19.509 las víctimas mortales, según el vicegobernador de la región Li Chengyun.

el 15 sep 2009 / 04:52 h.

TAGS:

Cuatro días después de que un terremoto arrasara la región china de Sichuan, la Oficina estatal de Emergencias y Rescate del seísmo ha indicado que los muertos podrían ascender a 50.000. Hasta ahora son 19.509 las víctimas mortales, según el vicegobernador de la región Li Chengyun.

Son los números facilitados por el Gobierno chino que, en el último parte, ha elevado la cifra oficial de víctimas mortales en 5.000 personas. Asimismo, los centros hospitalarios han confirmado haber atendido a 64.040 heridos de los que 12.587 se encuentran en estado grave.

Por otra parte, las autoridades provinciales lograron persuadir a alrededor de 10.000 supervivientes de que no abandonen la zona, tras extenderse el rumor de que las fuentes que suministran el agua potable de Chengdu, capital provincial, quedaron contaminadas tras el seísmo.

Día límite. Una de las ciudades en la que más muertes se han registrado es Beichuan, núcleo de 160.000 habitantes que se ha convertido en una montaña de ruinas en la que la tierra tiembla todavía a cada minuto y donde decenas de miles de sepultados tienen, según los médicos militares, las últimas horas de esperanza para salir con vida. Se teme que entre 10.000 y 20.000 personas estén sepultadas en la zona aún, según el doctor Wei, y las esperanzas para muchos son ya muy escasas. "Hoy [por el jueves] es el día crucial. El herido que no sea rescatado no sobrevivirá", aseguró.

Estos motivos han llevado al Ejecutivo del país asiático a hacer una petición pública de emergencia para conseguir aparatos detectores de movimiento humano, martillos o palas para ayudar al rescate de las víctimas en el peor seísmo en tres décadas en China.

En estos momentos los 130.000 militares y paramilitares que trabajan en la zona del siniestro, utilizan sus propias manos para cavar entre los escombros en los que miles de personas permanecen sepultadas.

Además el trabajo se hace interminable, ya que desde el lunes las réplicas no han dejado de repetirse y se han registrado hasta 18 por encima de los 5 grados en la escala abierta de Richter. La última sacudió ayer de nuevo a la ciudad de Yingxiu, epicentro del devastador seísmo en el distrito de Wenchuan.

  • 1