Local

China responde al Nobel a su disidente con arrestos y censura

La mujer del preso político Liu Xiaobo aún no ha podido visitarlo en la cárcel para darle la noticia de la concesión del premio.

el 09 oct 2010 / 18:56 h.

TAGS:

La Policía vigila el apartamento en Pekín de la mujer de Liu Xiaobo.
La expectación despertada en la prensa extranjera por la concesión del Nobel de la Paz al disidente chino Liu Xiaobo, en prisión desde el año pasado, contrasta con el silencio impuesto por la censura del régimen comunista a los medios locales, donde la noticia quedó relegada a los editoriales críticos con la "blasfemia" del premio a un "delincuente".

 

Mientras, Liu Xiaobo sigue ajeno a todo en la cárcel de Jinzhou, rodeada por tantos periodistas como policías, que no dudaron en interrogar y detener a informadores llegados desde Hong Kong. El preso político permanece aislado y aún no sabe que ha recibido el Nobel a la espera de que el Gobierno chino permita a su mujer Liu Xia, bajo arresto domiciliario, visitarle.

La mujer del nuevo Nobel de la Paz sólo puede hacer una visita al mes a su marido en la cárcel pero ayer por la mañana salió bajo custodia hacia Jinzhou, tras acordar con las autoridades que no se reuniría con la prensa que esperaba en la entrada de su apartamento pequinés tras conocerse la noticia. De hecho, los policías consiguieron sacar a Liu Xia del apartamento de la pareja en Pekín de manera inadvertida.

Liu Xiu, que comparte con su marido su dedicación a la literatura, concedió el viernes entrevistas telefónicas a varios medios y envió un comunicado en el que agradecía el premio otorgado a su esposo, pedía su liberación y aseguró que, cuando éste conozca la noticia "dirá que no lo merece". Poco después, su teléfono dejó de funcionar.

Además de las detenciones a periodistas, también fueron constantes durante toda la jornada los arrestos a activistas principalmente en Pekín aunque también en Shanghai o Jinan. Son ya decenas los abogados de derechos humanos, intelectuales, disidentes y firmantes del manifiesto político Carta 08, redactado por el Nobel de la Paz y motivo de su arresto por incitar a la subversión, detenidos en las últimas horas por haber expresado en algún momento su solidaridad con Liu. El activista Liu Dejun señaló a Efe que se están cumpliendo los peores pronósticos en cuanto a la reacción del régimen chino ante el Nobel: "Van a ser más duros con nosotros, pero vamos a resistirlo. Ellos se comportan como una mafia".

Nada más conocerse la noticia, el Gobierno chino, que llevaba días presionando al Instituto Nobel contra un premio a Liu Xiaobo, llamó a capítulo al embajador noruego en Pekín y en un comunicado, advirtió de que el galardón podría empeorar las relaciones entre ambos países.

Las peticiones internacionales a la liberación del disidente han sido constantes aunque, en el caso de España, llegó de las últimas, aunque ayer la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, restó importancia a la hora al afirmar que "lo importante es la posición" del Ejecutivo y destacar el "diálogo exigente y constructivo" que mantienen España y la UE con China.

Entre esas peticiones, especialmente valiente resultó el pasó adelante del presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, un país que en los últimos dos años se ha esforzado por mejorar sus lazos con China tras diez años sin relación. Señaló que si Liu es liberado "el pueblo taiwanés apreciaría mucho esa decisión".

  • 1