Cultura

Chirigóticas: del fregadero al Quintero

La compañía gaditana vuelve cargada de cuplés con 'La maleta de los nervios'.

el 22 nov 2010 / 20:01 h.

TAGS:

Alejandra López y Teresa Quintero derrochan su arte en las 'chirigotas ilegales'.

De las calles de la Tacita de plata a las tablas de los escenarios. De los cantos corales que se derrochan en el Carnaval a tres personajes con su propio protagonismo frente al público. Chirigóticas regresa al Teatro Quintero el próximo 2 de diciembre y traen la maleta cargada de nervios. Y no son escénicos.

La maleta de los nervios es el segundo espectáculo de esta compañía formada por las gaditanas Teresa Quintero, Alejandra López y Ana López Segovia. Bajo la dirección y dramaturgia de Antonio Álamo, vuelven con esta comedia que pretende contar la historia de esas mujeres que trabajan al margen de cualquier cola del paro y que se entregan en cuerpo y alma sin entender de horarios ni remuneración alguna: las amas de casa.

Y se inspiran en la realidad que ven y viven cada día. Ambientada en el barrio gaditano de La Viña, por esta obra desfilan amas de casa como Marisa, la perfectísima esposa y cuñada que cae mala de los nervios y es ayudada por sus dos vecinas; y Maca y Milagros, que acuden rápidamente al rescate. Aunque “ellas tienen tales problemones encima que tampoco están para ayudar mucho”, bromea Teresa, que encarna a Milagros. Estas chicas también se meten en dobles papeles dando lugar a Klaudyna, una chica del mismísimo Bucarest que también hace su aparición en este barrio gaditano.

Pero no es una comedia al uso, no sólo se habla sino que también se canta. Haciendo honor a su nombre, Chirigóticas fusiona en escena la acción dramática y el personaje con el género popular de la chirigota. “La formulación de la chirigota difícilmente puede ser considerada teatro, es puro coro, es plural y hablan todos. Aquí hay personajes pero con esa voz singular que nace del pueblo”, explica el director de esta función, Antonio Álamo.

Las letras que entonan estas amas de casa entre tendedero y fregadero están compuestas por Ana López Segovia, que se mete en el papel de Marisa, y que es alma y compositora de La Chirigota de las Niñas, una de las llamadas chirigotas ilegales con más fuerza dentro del Carnaval de Cádiz. “Sus letras tienen todos los ingredientes de la más fina escatología y contiene grandes dosis de crítica social”, apostilla al respecto Antonio Álamo.

Aunque La maleta de los nervios haga una radiografía de las señoras de su casa no pretende ser una reivindicación revolucionaria de éstas, según su director, aunque sí que “tiene unas perspectivas femeninas muy fuertes y se dicen las cosas de forma brutal”.

Tras su paso por el Quintero en los meses de abril y mayo, han cosechado éxito por la geografía andaluza y norteña, con más de medio centenar de funciones en Aragón y Madrid, donde inauguraron con esta obra el Teatro José Monleón.

A pesar de ser una comedia con claras miras hacia la realidad de las casas andaluzas, la compañía se muestra muy satisfecha con la acogida que han tenido en las comunidades del centro y el norte, algo que para el director y dramaturgo tiene una clara explicación: “Si algo tiene la comedia es saber escuchar al público, y ellas tienen una capacidad tremenda, están curtidas en la calle”, explica aludiendo a sus actuaciones con La Chirigota de las Niñas, donde el cante de tú a tú por las calles es la verdadera esencia del Carnaval de Cádiz. Cuplés y tangos regados con un humor casero en el Quintero.

En cartel el 2, 3, 4, 9,10,11,16, 17 y 18. Los sábados a las 19 h. y 21.30 h. Resto de días a las 21 h. Entradas: 15 euros.

  • 1