Local

Chocar contra una Roca

La empresa ofrece duplicar las indemnizaciones de 20 días por año si la plantilla renuncia a los tribunales. Diez trabajadores mantienen la huelga de hambre pese a que ayer la firma confirmó que ejecutará los despidos.

el 08 mar 2013 / 10:05 h.

TAGS:

Ni un paso atrás. La empresa de sanitarios Roca no se ha movido un ápice de su pretensión inicial de cerrar la fábrica de Alcalá de Guadaíra y despedir a sus 227 trabajadores y así lo notificó ayer a la plantilla. La multinacional catalana ha presentado desde diciembre dos expedientes de regulación de empleo (ERE) que suponen el despido de todos los empleados de la única planta con la que cuenta en Andalucía y a los que ofrecerá una indemnización de 20 días por año trabajado y un máximo de doce mensualidades, es decir, el mínimo que permite la última reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy.

De nada han servido las continuas movilizaciones de la plantilla, que ayer mismo protagonizó una marcha a pie desde Alcalá hasta Mairena del Alcor, ni medidas de presión como el inicio de una huelga de hambre de una docena de trabajadores, ni siquiera las críticas recibidas desde las administraciones públicas como el Ayuntamiento alcalareño, el de Sevilla o la Diputación Provincial, desde las que se ha llegado a reclamar un boicot ciudadano a los productos de Roca.

La multinacional tiene un plazo de tres meses para hacer efectivos los despidos, que también afectarán a 249 trabajadores de la factoría de Alcalá de Henares (Madrid), pero la batalla no se detendrá. La plantilla está a la espera de que las notificaciones de los despidos comiencen a llegar, algo que se prevé ya desde el próximo lunes, para trasladar el conflicto laboral a los tribunales. "La intención es presentar una demanda colectiva ante la Audiencia Nacional", explicaron fuentes del comité de empresa, que abundaron que es éste el organismo pertinente al tratarse de dos centros de trabajo ubicados en diferentes comunidades autónomas.

La carta de despido, no obstante, dará incluso un respiro a la plantilla, que podrá así iniciar los trámites para cobrar la prestación por desempleo mientras el juez dirime si la empresa cuenta con justificación para acometer esta reestructuración, que ella basa en una continua y progresiva caída de las ventas. Pérdidas que, sin embargo, reconoce la empresa que "han podido ser financiadas gracias a la actividad del resto de sociedades del Grupo Roca en el mundo". Según su información, las cuentas provisionales consolidadas del grupo, correspondientes a 2012, se cerrarán con 30,2 millones en números rojos.

A cambio de que renuncien al litigio judicial, la empresa está dispuesta a mejorar las condiciones del despido, apuntaron fuentes de Roca, que señalaron que mantiene la propuesta que planteó el pasado 25 de febrero el mediador del Ministerio de Empleo y que entonces fue rechazada por los trabajadores y aceptada por la compañía. Las mejoras pasarían por aumentar la indemnización de 20 a 40 días por año trabajado con un tope de 24 mensualidades, prejubilaciones para los empleados mayores de 54 años y la recolocación de 60 trabajadores -a repartir entre los centros de trabajo sevillano y madrileño, aunque en una proporción aún no concretada- en la planta de Cerámicas Gala que el grupo tiene en Burgos.

Para tratar de acercar las posturas, el mediador propuso que se mantuviera abierta la planta de Alcalá de Guadaíra con un mínimo de 30 trabajadores, pero la plantilla no aceptó. Ahora, vuelve a ponerse sobre la mesa.

Asamblea el lunes

La plantilla de Alcalá celebrará a las nueve de la mañana del lunes una asamblea en la que expondrá la situación y las dos alternativas a seguir. La reunión tendrá lugar en el Centro de Emergencias del 112, donde el pasado lunes doce trabajadores de la empresa iniciaron un encierro y una huelga de hambre en señal de protesta. Sin embargo, dos de ellos tuvieron que abandonarla ayer por recomendación médica.

Pese a que sus compañeros les comunicaron la intención de Roca, ellos han decidido continuar con la huelga de hambre y con el encierro, informaron fuentes de los trabajadores.

Con este escenario, este lunes el comité tendrá que calibrar el sentir mayoritario de los trabajadores que, hasta el momento, han apostado "por defender el empleo" y el mantenimiento de la actividad en una planta viable. Y lo hará tras un intenso periodo de más de dos meses y medio peleando para que la provincia no pierda, aún más, su capacidad productiva, con un nuevo capítulo de desmantelamiento industrial.

  • 1