Local

Christmas más reales

Príncipes y reyes envían felicitaciones navideñas que destilan armonía y familiaridad.

el 20 dic 2013 / 12:39 h.

TAGS:

Norway's royal family pose during their family Christmas photo session at the Royal Castle in OsloQué lejos queda el año 1992, cuando la monarquía británica, la monarquía por excelencia, cayó tanto en desgracia que Isabel II definió aquella temporada como el annus horribilis: su hija mayor, la princesa Ana, se divorció de Mark Phillips; y otro hijo, el príncipe Andrés, se separó de Sarah Ferguson; Lady Di debilitaba aún más una institución maltratada en los sondeos con su crisis con su hijo Carlos; el castillo de Windsor ardió... Aquellas Navidades no se les ocurriría enviar felicitaciones con las risitas y la relajación en los rostros como los que han hecho este año Carlos, heredero al trono, y su segunda mujer, Camila. La pareja aparece en una fotografía tomada en el palco de Ascot, durante una carrera de caballos en junio pasado. LOS PRÍNCIPES Y SUS HIJAS FELICITAN LA NAVIDAD ANTE UN VELÁZQUEZ EN EL PRADO LÍNEA CERCANA Esa línea amable, cercana, es la que han seguido numerosas monarquías europeas o europeizadas. Sus reinados no están en crisis, como sucede en España, donde los Reyes no aparecen ni en pintura (han enviado una imagen de una tabla de Jacopo Bassano) y parte de la familia tampoco felicita las fiestas públicamente. Son la excepción de unos christmas que, en general, desprenden bastante más buen rollo. Es el caso de Carlos y Camila, y el de Victoria de Suecia, que aparece son su hija Estelle en una escena doméstica, jugando a hacer galletas en la cocina de palacio. Su marido Daniel también aparece con la pequeña en otra instantánea similar. No parece haber cocinado nunca (ni un gramo de harina en las manos), pero al menos las fotos, colgadas en la web de la Casa Real sueca, son distintas al resto. Lo que importa, como pasa con los regalos, es la intención. gente felicitacion de navidad de la familia real suecaLa familia real noruega, con Harald al frente, es más tradicional, pero aún así abre las puertas de palacio. Están junto a la chimenea y el árbol. También aparece Mette-Marit cuando aún resuenan los rumores de una crisis entre ella y el príncipe Hakoon. En otra estampa típicamente familiar, la abuela (la reina Sonia) lee un cuento a sus nietos Ingrid Alexandra y Sverre Magnus (segundo y tercero en la línea de sucesión al trono, respectivamente). Incluso aparece Marius Borg Hoiby, el hijo que Mette-Marit tuvo cuando era soltera. Atención al traje típico que lucen esta y la suegra. UNA FAMILIA, DOS FOTOS La familia real jordana, también europeizada, ha enviado un tarjetón con dos fotos. En una, Abdalá y Noor posan con tres de sus hijos, Iman, Salma y Hashem, de 17, 13 y 8 años, respectivamente. Hussein, el primogénito, de 21 años, aparece en la otra junto a Hashem. Parece que no pudo estar en la sesión fotográfica oficial porque estaba estudiando en el extranjero. En Jordania, nadie desaparece de las fotos.

  • 1