martes, 13 noviembre 2018
19:37
, última actualización
Local

Cicerones de la memoria de la Expo

Éxito de las visitas guiadas con rutas por los edificios emblemas de la muestra.

el 21 abr 2012 / 15:23 h.

TAGS:

“Llegué en brazos de mamá y me fui siendo abuelo”. Así reza uno de los desesperados mensajes estampados 20 años atrás por los resignados visitantes del pabellón de Canadá de la Expo, recordado por su mastodóntica sala de proyecciones, con capacidad para 500 personas, por su oso polar disecado, pero sobre todo por sus famosas colas, algunas de más de siete horas de duración para acceder a su interior. Varias de sus columnas exteriores, diana de esta literatura callejera hija del desespero, no se han vuelto a repintar desde entonces para que queden como recuerdo del 92.

Dos décadas después, centenares de sevillanos mataban ayer la nostalgia de la muestra universal recreándose en éste y otros detalles gracias a la ruta guiada por los pabellones internacionales del recinto organizada por la Asociación Legado de la Expo. El recorrido se iniciaba en el Pabellón de Europa y, a lo largo de aproximadamente dos horas, se visitaban los espacios más emblemáticos de la exposición universal explicando su historia y su uso actual.

Ángel Aramburu, uno de los integrantes de esta asociación, contaba sólo con 12 años cuando los Reyes inauguraron la muestra conmemorativa del quinto centenario del descubrimiento de América. Ayer ejerció de guía del grupo 6. “En mi casa guardo souvenirs de todo tipo: desde el pin más insignificante, hasta un cinturón de un trabajador árabe, pasando por una bandera original de la Expo de 10 x 5 metros que adquirí por internet en Estados Unidos”.

De su mano y de sus explicaciones, los componentes del grupo pudieron rememorar anécdotas y vivencias de la muestra que el paso de los años había dado ya por enterradas. ¿Se acuerdan, por ejemplo, de que en el pabellón de la Comunidad Europea se llegó a realizar una simulación de la futura moneda única y que al introducir su tarjeta en un cajero éste dispensaba billetes de ecus, moneda precursora del euro? ¿O de que en el pabellón de Rank Xerox, cuyo arquitecto construyó en forma de dolmen, se realizaron las primeras fotocopias a color que se hacían en Sevilla y que los visitantes se llevaban una copia de su DNI como recuerdo?

La mayoría de las empresas que hoy se asientan en antiguos pabellones del 92 son muy celosas de su actividad, de ahí que no permitan visitas. Alestis, la empresa de tecnología aeroespacial que ocupa el pabellón de Francia, permitió ayer, sin embargo, que las visitas guiadas recorrieran la cinta transportadora que sobrevolaba el principal atractivo del pabellón galo, el llamado pozo de las imágenes, un cubo de 20 metros de profundidad en cuyas paredes, forradas de espejos, se multiplicaban el reflejo de las imágenes proyectadas en su fondo.

Las exposiciones internacionales siempre han sido un escaparate para presentar grandes inventos a nivel internacional, caso de la televisión en color o el cono de helado. Sevilla presentó al mundo su sistema de refrigeración de microclima, capaz de reducir en 10 grados la temperatura ambiente gracias a la proyección de agua pulverizada, del que la esfera bioclimática que se conserva en la avenida de Marie Curie es su principal símbolo. La visita guiada está llena de alicientes, como reparar en el reverdecer del famoso cactus saguaro, traído de uno de los desiertos mexicanos para formar parte de los elementos expositivos del pabellón de México; detenerse ante la original fachada del pabellón de Nueva Zelanda, cuya formación rocosa es una recreación del primer avistamiento del descubridor James Cook de las costas neozelandesas; o admirar sentados al aire libre el mosaico del pabellón de Turquía que reproduce el mapa elaborado por el almirante y cartógrafo otomano Piri Reis en 1513 con parte de la costa americana. El pabellón de Marruecos fue la estación término de esta ruta guiada con la que la Asociación Legado de la Expo pretende desterrar por completo el tópico falseado de que en el Parque Tecnológico Cartuja 93, heredero de aquel recinto, sólo crecen jaramagos.

  • 1