Local

Científicos de la Hispalense crean canales de saneamiento sin costes

En el mundo, 8 de cada 10 niños mueren por diarreas. La convivencia con aguas negras es su principal causa. Investigadores de la Hispalense han creado unos canales abiertos de saneamiento para que puedan construirse en zonas con escasos recursos económicos.

el 15 sep 2009 / 23:46 h.

TAGS:

En el mundo, 8 de cada 10 niños mueren por diarreas. La convivencia con aguas negras es su principal causa. Investigadores de la Hispalense han creado unos canales abiertos de saneamiento para que puedan construirse en zonas con escasos recursos económicos. La experiencia ya se está haciendo en Cuba y Bolivia.

"Hasta ahora había dos formas de tratar las aguas negras: construir tuberías o dejarlas estas aguas en las calles. Nosotros incorporamos una tercera". Así comienza Julián Lebrato la explicación sobre el proyecto de investigación que dirige en la Universidad de Sevilla.

Basado en lo que se denomina la ingeniería del agua posible, el grupo TAR (Tratamiento de Aguas Residuales), de la Escuela Universitaria Politécnica de la Hispalense, trabaja desde hace 3 años en un proyecto pionero: la construcción de canales abiertos de saneamiento que "permite aislar a las personas de las aguas fecales y sucias aprovechando los recursos de cada zona".

Sólo es necesario cavar un canal, impermeabilizarlo y recubrirlo con arenas y piedras colocadas de una forma especial. "La clave está -explica el director del grupo de investigación- en la posición de estas piedras". Es necesario dejar entre ellas huecos que permitan que entre el oxígeno y el agua pueda así correr sin impedimentos, "que no se estanque". Para saber cómo hacerlo, estos investigadores han desarrollado incluso un manual de construcción práctica.

El correcto funcionamiento de estos canales ya se ha comprobado en la planta experimental de Carrión de los Céspedes, gestionada por el Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua (CENTA) que este grupo ha desarrollado. Tras la realización de modelos, prototipos y ensayos a escalas de laboratorio, pusieron en marcha un canal de 60 metros de longitud. Con el canal a escala real, el grupo ya trabajaba con aguas residuales del municipio.

La idea es que "todas las familias de lugares con escasos recursos puedan construirse uno". Por ello, no hay una lista de materiales exclusivos con los que realizar estos canales, de ahí su versatilidad para ser construido en todos los lugares y sin coste alguno, "aprovechando los recursos existentes". Lo importante es que se puedan implantarse en zonas en desarrollo. De hecho, colaboradores de los investigadores de la hispalense han exportado este proyecto a ciudades como Sancti Spíritus (Cuba) y Tarija (Bolivia). Allí, con la ayuda de distintas familias están emprendiendo experiencias similares a la de Carrión de los Céspedes. Aunque aún no se ha terminado la construcción de estos canales, hasta el momento, "los resultados obtenidos son excelentes", afirma Julián Lebrato.

  • 1