miércoles, 12 diciembre 2018
12:37
, última actualización
Local

Cientos de aspirantes al Máster de Secundaria piden la anulación de la prueba de idiomas

Unos 650 alumnos, de entre un total de 800, han sido rechazados tras suspender un examen de idiomas del que, aseguran, no habían sido informados adecuadamente.

el 21 oct 2010 / 18:06 h.

TAGS:

Algunos de los alumnos protestan en la puerta del Rectorado de la Hispalense.

"Vamos a tener que desperdiciar cuatro años de nuestra vida por un examen de idiomas". Lola Cordoncillo, licenciada en Historia por la Universidad de Sevilla, habla de esta forma porque es una de los 650 alumnos preinscritos en el Máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria (el antiguo Curso de Adaptación del Profesorado, CAP, adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior) de la Hispalense que han sido rechazados por no haber superado el examen que acredita que tienen el nivel B1 en cualquiera de los idiomas de la Unión Europea, un requisito obligatorio para poder acceder al Máster.

Que haya personas rechazadas por haber suspendido sería, hasta cierto punto, habitual como en todo examen. Sin embargo, las cifras que aporta esta estudiante sobrepasan con creces ese punto de normalidad. "De las 800 personas que nos hemos preinscrito en el Máster, sólo 150 han sido admitidas; el resto hemos sido rechazadas por no poder acreditar el nivel de idiomas", asegura. Esto supone que están cubiertas poco más del 10% de las 1.400 plazas que la Universidad ha ofertado. Siempre a la espera del examen oral de idiomas que se realizó el miércoles, donde "seguramente habrá una nueva criba".

La explicación de este enorme número de suspensos, explican los damnificados, ha sido la falta de información respecto a la prueba. María López, otra damnificada que es licenciada en Música pero no ha querido desvelar su identidad (el nombre es ficticio), relata que el Instituto de Idiomas (IDI) de la Universidad "anunció la prueba el 27 de julio", a menos de tres meses del examen, que tuvo lugar el pasado 8 de octubre, a pesar de que "en mayo decían que no sabían si iban a hacerla". "En el IDI me aseguraron que la prueba iba a ser un muy básica, como de 2º de Bachillerato", explica esta afectada, aunque contrapone que "luego el nivel del examen fue muy superior al que dijeron".

Además, López afirma que, tras conocer la nota, "nos han negado las tutorías de revisión", de forma que "no podemos conocer en qué hemos fallado para tener en cuenta los errores". Incide en ello Francisco Javier Marchena, licenciado en Geografía, quien lamenta que "no nos han informado del modelo de examen, del nivel o del temario, y tenemos criterios de corrección distintos con otras universidades, porque a nosotros nos quitan puntos por los errores". Marchena también dice que "otras universidades han ofrecido cursos intensivos durante el verano, y aquí nada".

No obstante, el verdadero problema, según Cordoncillo, es que esta situación no sólo les afecta a ellos. "Hay especialidades en las que no es seguro que se pueda desarrollar el Máster”, ya que el número de personas inscritas en este momento no alcanza los 10 alumnos que, como mínimo, se exigen para que el Máster se pueda cursar. "Incluso gente que cumpla todos los requisitos y que incluso haya acreditado el nivel B1 de idiomas se ve tan afectada como nosotros", advierte, al tiempo que lamenta que "si no accedemos al Máster este año, no lo tendremos terminado para las oposiciones de 2012, con lo cual tendríamos que esperar a las de 2014, y son cuatro años perdidos".

Ésta es la razón por la que, desde el pasado martes, el día después de conocer que habían suspendido el examen de idiomas, los alumnos suspensos recogen firmas en las puertas del Rectorado de la Universidad. Con ellas esperan acreditar ante el Ministerio de Educación el apoyo de terceras personas que reciben para solucionar esta situación. Por el momento, tanto el director del Máster como el vicerrector de Ordenación Académica les han transmitido el respaldo de la Universidad Hispalense, aunque esta institución no se ha querido manifestar al respecto. "Dicen que nos apoyan porque es problema del Ministerio de Educación", relata López, "que ellos sólo aplican normas que vienen de arriba".

También han contactado con el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, y con el Defensor Universitario, quienes se han comprometido "intentar hablar con la Junta y con el Ministerio de Educación a través de la Universidad", asevera López, que es quien hace las veces de coordinadora improvisada del grupo. La esperanza de estos alumnos, como resume Cordoncillo, "es que la Universidad o el Ministerio de Edudación nos permita, de forma excepcional e igual que hizo con los alumnos del año pasado, acreditar el nivel de idiomas al final del Máster y que no sea un requisito de acceso". Algo que se sale de la normativa establecida por el Espacio Europeo de Educación Superior, aunque los alumnos argumentan que "así fue como se hizo el año pasado, y si nosotros somos licenciados [y no graduados] igual que nuestros compañeros del año anterior, no entendemos por qué no tenemos los mismos derechos y las mismas oportunidades”.

Aún así, no les queda mucho tiempo para maniobrar. "El lunes 25 salen las segundas listas de adjudicación definitiva y el viernes 29 termina el plazo de matriculación", aseveran. Hoy presentan una queja en la oficina del Ministerio de Educación en Sevilla, y su próxima cita será, de nuevo, con el vicerrector de Ordenación Académica, el próxima lunes. De lo que consigan entonces dependerá que no sólo ellos, sino también muchos de los admitidos, puedan cursar el Máster.

  • 1