Economía

Puleva anuncia el cierre de su planta de Alcalá en el primer trimestre del año

El propietario, el grupo Lactalis, asegura que recolocará a los 70 trabajadores en la fábrica granadina y en otras. La firma francesa alega que Sevilla produce a la mitad de su capacidad y traslada la producción a Granada

el 16 ene 2014 / 11:57 h.

TAGS:

Alcalá de Guadaíra se desayunó ayer otro varapalo industrial. Por sorpresa, Puleva –propiedad del grupo francés Lactalis desde el año 2010– anunciaba al comité de empresa su decisión de cerrar la planta alcalareña en el primer trimestre de este año y trasladar su producción a la factoría de Granada, que concentrará así toda la producción andaluza de la marca. PULEVA ¿Qué pasará entonces con los 70 trabajadores de la fábrica? La empresa mostró ayer su “voluntad” de mantener todo el empleo, para lo que ofrecerá traslados a Granada y recolocaciones en otras plantas del grupo, si bien emplazó al diálogo y a las negociaciones. No obstante, la movilidad de la plantilla será una cuestión difícil de abordar, puesto que más de la mitad de los trabajadores están por encima de los 50 años. Así lo constató el presidente del comité de empresa, Guillermo Díaz, que señaló que plantearán prejubilaciones y otras medidas posibles. El principal caballo de batalla será pelear por mantener algo de actividad en la planta hispalense, precisamente para evitar el desarraigo de este colectivo. La próxima reunión que mantendrán y en la que empezarán las negociaciones ha quedado convocada para el día 22 de este mes. Díaz no ocultó la sorpresa con la que la plantilla recibió la noticia, pues hace apenas varias semanas que se firmó el nuevo convenio colectivo en el que se recogía “una subida salarial cero”. Lamentó así que, “al final, ninguno de los esfuerzos de los trabajadores para adaptarnos a las circunstancias haya servido para nada. Ni los últimos tres años de congelación salarial ni los ocho despidos del año pasado”. La compañía justifica el cese de la actividad –que se producirá “de forma escalonada”– y el traslado a Granada para optimizar su capacidad productiva en Andalucía y “poder seguir siendo competitivos”, ya que la planta sevillana produce al año 45 millones de litros de leche cuando su capacidad instalada es de 70 millones, reseñaron fuentes de la empresa, que incidieron en el descenso del consumo como consecuencia de la crisis y la competencia de las marcas blancas, que han arrebatado buena parte del pastel a las marcas tradicionales. Puleva echará el cierre a una fábrica que lleva abierta desde el año 1968 y que en sus mejores tiempos llegó a superar los 200 trabajadores. “Lo achacan a un problema de sobredimensión”, precisó Cipriano Mesa, responsable de la Federación de Industrial y Agroalimentaria de UGT Sevilla, que defendió la rentabilidad de la planta. “Hoy solo hemos recepcionado la información, será en la próxima reunión cuando entreguen la memoria explicativa”, agregó. UGT indicó en una nota que, “de acuerdo con la información que facilitó la empresa al comité, cerró el pasado ejercicio con unos 40 millones de euros de beneficio”. El comité recordó que ya intentaron advertir a la Junta de Andalucía de que éste podría ser el futuro de la planta sevillana y de que la empresa trataba de deslocalizar la factoría de Alcalá cuando, en 2011, el grupo francés decidió desmontar una línea de producción. Desde entonces, en Sevilla se mantiene la producción de leche UHT Puleva en formato de un litro básicas (entera, desnatada y semidesnatada) y enriquecidas (Omega 3 y calcio), “los productos de mayor valor añadido que no pueden competir en costes con la marca blanca”. La dirección de la compañía decide así apostar por Granada en detrimento de Sevilla, alegando que aquella planta cuenta “con un mayor potencial de crecimiento y es más de cuatro veces superior en dimensión” a la fábrica de Alcalá, para así “poder recuperar competitividad en el contexto actual del mercado en Andalucía”. Puleva aseguró que “mantendrá todos sus compromisos” con los ganaderos –un centenar de Andalucía occidental– proveedores de la leche procesada en la fábrica sevillana. En España, además de las dos andaluzas hay otras dos fábricas de Puleva en España, las ubicadas en Nadela (Lugo) y Mollerussa (Lérida). Puleva Food, la división láctea del grupo Ebro Puleva, pasó a manos de la multinacional francesa Lactalis en 2010 por un precio de 630 millones de euros. Alcalá recibe con éste un nuevo mazazo laboral, tras el reciente SOS lanzado desde Siderúrgica Sevillana ante los insostenibles costes energéticos a raíz los últimos cambios del Gobierno, la marcha de la empresa Roca el año pasado, así como el fuerte ajuste laboral en Santa Bárbara Sistemas y las deslocalizaciones de Flex y Gillette.

  • 1