lunes, 27 mayo 2019
01:04
, última actualización
Local

Cinco años de diseño embalado

La tienda de Ikea de Castilleja de la Cuesta cumplió ayer cinco años desde su apertura, aunque no lo celebrará hasta la semana del 9 al 14 de febrero. En la tarde de ayer, como cada día que abre, no faltaban clientes probando los sillones a 25 euros y midiendo estanterías. ¡Quién dijo crisis! Foto: A.A.

el 15 sep 2009 / 21:33 h.

TAGS:

La tienda de Ikea de Castilleja de la Cuesta cumplió ayer cinco años desde su apertura, aunque no lo celebrará hasta la semana del 9 al 14 de febrero. En la tarde de ayer, como cada día que abre, no faltaban clientes probando los sillones a 25 euros y midiendo estanterías. ¡Quién dijo crisis!

Las cifras difundidas por la empresa son claras: 15 millones de clientes en cinco años, el paso de 300 a 473 empleados, 6,3 millones de albóndigas suecas vendidas, además de 15.000 sofás Ektorp y 70.000 estanterías Billy... "Objetivos cumplidos", como afirma su directora, Carmen Spínola, a pesar de los atascos de viernes y sábados, que están en proceso de solución.

El éxito que le acompañó desde el inicio parece mantenerse, incluso en épocas como la actual donde la decoración pasa a un segundo término. Siempre hay parejas que se van a casar o que se van a vivir juntos y que van a Ikea para comprar aquello que convertirá el pequeño apartamento de alquiler en su primer hogar. El primero de los casos -la boda- es el de Rebeca y Guillermo, que reconocen que van a Ikea porque "se encuentra de todo". Y el de Rocío y Luis Manuel, que pasean cogidos de la mano entre sofás y chaise longue.

Pero no sólo hay parejas. También familias completas, madre, padre, hijo y abuela, turnándose para probar los sillones blancos a 25 euros. Incluso le toman medidas: "Por si acaso no cabe, aunque yo creo que sí".

Medidas. El metro de papel y el lapicito son dos artículos imprescindibles. María y Maribel, dos amigas de Tomares, coinciden por casualidad tomando la medida a un sofá, y Juan Manuel, Antonio y José Luis, tres compañeros que "trabajamos por aquí cerca", se acercan a mediodía para elegir una estantería: "Ya hemos tomado medidas y código a seis", desde una madera de pino sin barnizar a otra con puerta lacada en rojo. Imposible decidir.

La decoración "de la casa de mi madre y de la de mi novio", atrajo ayer a dos vecinas del barrio de La Pañoleta (Camas), madre e hija, ambas Leonor. "Hemos comprado de todo un poco, desde armarios y camas, hasta el sofá y la cocina, y ahora venimos a comer al restaurante", cuentan.

La madre, que regenta un kiosco de prensa en el centro de Sevilla, asegura que en la tienda, "además de más variedad, se encuentran cosas más baratas, y la cosa no está para tirar el dinero". La hija lo corrobora: "Una lámpara que aquí cuesta 10 euros la hemos visto en otra tienda a casi 40".

Tras acabar las rebajas, la tienda anuncia fiesta para conmemorar un aniversario cargado de éxitos, con descuentos especiales y actividades de animación en el comercio para toda la familia.

  • 1