viernes, 16 noviembre 2018
06:03
, última actualización
Local

Cinco fortunas andaluzas pierden 380 millones en bolsa

A pesar del revés, aún acumulan un patrimonio bursátil superior a los 1.300 millones de euros

el 01 nov 2011 / 23:20 h.

TAGS:

Un agente de bolsa en el parqué madrileño, ayer.

El índice selectivo de la bolsa española, el Íbex 35, ha perdido una quinta parte de su valor (en concreto, el 19,43%) en el último año. La crisis de deuda soberana en la Eurozona ha erradicado desde la pasada primavera la recuperación del parqué y arrastrado, pues, el patrimonio de las grandes fortunas del país.

Hablemos de las andaluzas. Las cinco mayores han visto mermado ese tesoro bursátil en 380 millones de euros, si bien acumulan 1.307 millones, según se extrae de los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La familia Benjumea controla el 55,004% de la multinacional de ingeniería aplicada, servicios medioambientales y energéticos y nuevas tecnologías Abengoa. Tal porción, canalizada a través de la sociedad Inversión Corporativa, arrojaba ayer un valor bursátil de 803,65 millones de euros, frente a los 995,73 de justo un año antes (un 19,29% menos).

Aun así, esta capitalización de Abengoa en el parqué es superior ahora a los registros de 2008 -fue el primer ejercicio completo de la crisis económica-, cuando las acciones en poder de los Benjumea valían algo menos de 600 millones. Esto da idea del crecimiento experimentado por el grupo y de la apuesta que realizan por él los inversores.

Los Hernández Barrera fueron los fundadores de la compañía de arroces Herba, con sede social en San Juan de Aznalfarache, desde donde controlan el mayor negocio arrocero del mundo, y son los principales accionistas del grupo Ebro Foods y quienes lo presiden y gestionan.

En concreto, a través de la sociedad sevillana Instituto Hispánico del Arroz poseen el 15,721%, porcentaje que, a precios actuales, equivale a 343,36 millones de euros. El 1 de noviembre de 2010 el grupo agroalimentario cerraba la sesión bursátil a 15,63 euros por cada acción, apenas un 9,18% superior al registro de ayer. Por tanto, esa participación se ha depreciado en 34,71 millones. El negocio del comer se revela aún seguro, o al menos no sufre el descalabro del resto.

El malagueño Antonio Martín Criado es vicepresidente de Martinsa-Fadesa, la inmobiliaria que protagonizó, en julio de 2007, el mayor concurso de acreedores (la antigua suspensión de pagos) de la historia de España. Su cotización está congelada desde el verano de 2008, aunque la compañía ha logrado ya superar el concurso, y su intención es retornar cuanto antes al parqué.

¿Cuánto valdrán sus acciones cuando regrese? Es una incógnita, si bien hay que tener en cuenta que, como mínimo, las inmobiliarias han perdido la mitad de su valor en bolsa debido a la crisis económica y, en especial, la del ladrillo. En su último día en las pantallas del mercado continuo, Martinsa-Fadesa fijaba un precio de 7,3 euros, que arrojaba una capitalización de 680,3 millones de euros. Con tal referencia, la participación (un 15,112%) de Martín Criado se elevaba a unos 102,8 millones. Y ahora, ¿a cuánto? Entre el 50% y el 80% menos.

Siguiendo con el ladrillo, los Pumar mantienen la propiedad del 23,83% de Insur (Inmobiliaria del Sur), compañía muy vinculada a Sevilla -de hecho, en el accionariado también están destacadas familias empresariales de esta capital, como los Jiménez-Planas, los Fernández Carbonell o los Galnares Ysern-.

Si tomamos el valor de cierre de ayer, la capitalización bursátil de Insur se sitúa en 105,22 millones de euros, frente a los 245,75 millones del Día de Todos los Santos de 2010. Esto es, menos de la mitad.

Así, la fortuna de los Pumar en la bolsa ha pasado en este año de 58,56 millones a 25,07 millones. El varapalo generalizado a las inmobiliarias sigue, a pesar de que la firma hispalense ha diversificado sus fuentes de ingresos para reforzar los procedentes de los alquileres y bajar el peso de la promoción de viviendas.

El granadino Nicolás Osuna, dueño de la inmobiliaria que lleva su apellido y de la cadena de hotels Center, ha sido tradicionalmente uno de los andaluces con mayor patrimonio invertido en la bolsa, y entre sus presencias destacadas estaban Iberdrola, donde incluso llegó a ser miembro de su consejo de administración, el Sabadell y el Banco Popular.

Conforme se agudizaba la crisis, fue, sin embargo, cediendo posiciones tanto en la eléctrica como en el banco catalán para así afrontar el alto endeudamiento del imperio empresarial, de manera que ahora en el registro de la CNMV tan sólo consta su 2,591% en el Popular. Esta porción vale en el parqué 114,27 millones, 48,87 millones menos que hace un año.

  • 1