Local

Cinco testigos vieron al menor de Su Eminencia apuñalar a su vecino

Destacan que presuntamente le propinó puñaladas en el abdomen y el cuello a la víctima, que se distrajo y fue sorprendida a machetazos.

el 23 sep 2012 / 19:05 h.

TAGS:

Varios centros educativos de Sevilla han llegado a pedir a los padres papel higiénico como material escolar.

Hasta cinco testigos han coincidido en señalar que vieron cómo el menor imputado por matar a su vecino el 16 de agosto en la calle Trópico de Su Eminencia apuñalaba a la víctima en distintas partes del cuerpo, incluido el cuello, tras lo que el fallecido comenzó a echar sangre "como si fuera una fuente".

Los cinco testigos que han declarado en la Fiscalía de Menores coincidieron en señalar que el menor de 17 años propinó varias puñaladas a la víctima, Francisco Javier Muñoz, de 22 años, y que tras cometer el crimen "salió corriendo", según informaron a Europa Press fuentes del caso.

Uno de estos testigos declaró que, tras un incidente con la moto del menor, éste se dirigió hacia la víctima con una barra de hierro, por lo que el fallecido cogió un martillo y ambos comenzaron a agarrarse de los brazos hasta que el imputado sacó del pantalón un machete con el que agredió al joven en abdomen, brazo y cuello. Cuando la víctima comenzó a sangrar, el menor huyó.

El agresor ya había admitido en su comparecencia ante el juez que recordaba haber propinado varias cuchilladas a la víctima después de que ésta golpeara su motocicleta con un coche y le rompiera el piloto de atrás. Ambos se conocían del barrio y habían mantenido frecuentes peleas, como confirmaron los vecinos. El menor dijo que estaba aturdido y no sabía adónde había dirigido sus ataques con el cuchillo, de más de 20 centímetros de hoja.

Otro de los testigos afirmó que el fallecido "dio un pequeño golpe" con su vehículo a la moto del menor, por lo que éste le pidió el seguro y la víctima "se rió pensando que era una broma", tras lo que el imputado se marchó del lugar y volvió con una barra de hierro con la que golpeó los cristales del coche del joven.

También le dio un golpe con la barra al fallecido, que cogió un "martillito" que tenía sobre el capó, ensarzándose ambos en una pelea durante la que el menor sacó un machete con el que golpeó en el cuello al fallecido, que no pudo defenderse porque "le pilló de sorpresa".

A continuación, la víctima comenzó a sangrar y fue asistido por las personas presentes. Un tercer testigo de los hechos, tras narrar el incidente con la motocicleta, señaló que ambos mantuvieron una disputa y que el menor cogió un machete que llevaba "oculto" entre sus ropas y se lo clavó en el abdomen, cuando "no estaban de frente sino de lado". Tras el impacto en el abdomen, el menor "subió su mano y la dirigió hacia el cuello y le impactó en esa zona". Según este testigo, la víctima no pudo ver cómo el imputado sacaba el cuchillo, "dado que no le pudo dar tiempo".

Otra de las personas que declaró ante la Fiscalía de Menores precisó que tras la colisión con la motocicleta, el menor golpeó el coche de la víctima con una barra de hierro "cuadrada y gruesa", lo que el fallecido le recriminó, por lo que el imputado le golpeó "una o dos veces" con la barra antes de sacar un cuchillo con el que le impactó en el abdomen.

Este testigo también coincidió con los demás en que tras el crimen el menor se marchó corriendo.

El joven fue detenido por la Policía en su casa poco después. El juez de guardia ordenó su internamiento en un centro cerrado, en un auto en el que junto a los indicios de la autoría destacó su "nula conciencia de delito" y que había "mostrado una gran frialdad emocional" al describir lo ocurrido.

  • 1