martes, 11 diciembre 2018
07:30
, última actualización
Cultura

Circo y flamenco comulgan juntos en el Teatro Central

El espectáculo ‘Malgama’ resucita para celebrar los 15 de la compañía Varuma

el 18 dic 2014 / 14:57 h.

TAGS:

Malgama01El Teatro Central acogerá durante seis fechas (los días 23, 26, 27 y 28 de diciembre y 2 y 3 de enero, a las 18 horas, entradas a seis euros) un espectáculo para todos los públicos que vuelve a la vida por una ocasión muy especial. Se trata de ‘Malgama’, “cien por cien circo y cien por cien flamenco”, que se reestrena con motivo de los 15 años de vida de Varuma, compañía que se ha aliado con otra, Choni Flamenca, para esta resurrección. El espectáculo acumula un aluvión de buenas críticas y ganó en la Bienal de 2006 el Giraldillo a la propuesta más innovadora. Su creador fue el director de escena Jorge Barroso, Bifu, que se unió a la bailaora Asunción Pérez, Choni, para ofrecer lo que define como “un acercamiento al circo y al flamenco unidos por la danza contemporánea”. Para esta reaparición no se ha cambiado nada de la obra porque, según Bifu, “sigue funcionando. No espero nada nuevo de la obra, que hice porque necesito crear, es mi enfermedad. Es una excusa para volvernos a encontrar unos amigos e irnos de gira, y si salen muchos bolos, pues mejor”. La obra, que según sus responsables es fruto de la creación colectiva de dos compañías hermanas, se presenta como un espectáculo para todos los públicos, porque aquí disfrutan hasta los chiquillos. “Es muy visual y tiene mucho color”, define Choni, que baila con una bata de cola de cinco metros con una trapecista. Y todo al compás, nada de circo con flamenco de fondo, sino que hay pelotas de malabares que rebotan por bulerías, el payaso canta sus penas por peteneras y en el trapecio se canta una bambera, que para eso es un cante de columpio. Malgama02Con más de 200 representaciones a sus espaldas y un tiempo incluso en Isla Mágica, ‘Malgama’ reaparece como una obra más que consagrada y rodada. “Al principio –confiesa Bifu– pensaba que a ver qué decían los puristas, pero en una actuación en Alcalá me vino un gitano que me abrazó y me dijo ‘primo, ¿qué es lo que has hecho?’. Tiene algo mágico”. Eso sí, la sincronía que se despliega sobre el escenario es fruto de mucha tarea, porque “cada disciplina tiene su forma de trabajar”, reconoce Choni. Y que una bailaora se ponga al compás de un trapecista tampoco debe de ser fácil, las cosas como son. “En su momento innovó bastante”, recuerda Bifu, así que todo el que no la viera en su momento tiene ahora una segunda oportunidad de descubrir qué sale de esta mezcla aparentemente tan extraña pero que, dicen todos, tiene duende. Y eso es mucho decir.  

  • 1