jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización
Local

Cita con narices cinco estrellas

Vendrán de 22 países, catarán más de 500 muestras de vino, conocerán la ciudad, su vida, su gastronomía y decidirán cuál es el mejor vino del mundo. Expertos, comerciantes, periodistas y amantes del vino se concentrarán del 14 al 17 de octubre para celebrar la segunda edición del Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos.

el 15 sep 2009 / 16:02 h.

TAGS:

Vendrán de 22 países, catarán más de 500 muestras de vino, conocerán la ciudad, su vida, su gastronomía y decidirán cuál es el mejor vino del mundo. Expertos, comerciantes, periodistas y amantes del vino se concentrarán del 14 al 17 de octubre para celebrar la segunda edición del Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos.

Una hacienda: la de Quintos, una ciudad: Sevilla, una misión: encontrar el mejor vino del mundo. Estos son los ingredientes del encuentro que se celebrará en la ciudad del 14 al 17 de octubre: Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos CINVE 2008. Los mejores catadores internacionales, procedentes de 22 países, participarán en él y tendrán que catar y evaluar más de 500 muestras de vinos y bebidas espirituosas venidas de todo el mundo.

Bajo la dirección técnica de la prestigiosa enóloga María Isabel Mijares y García-Pelayo esta cita con el vino, además de reconocer las mejores bebidas, servirá de plataforma para dar a conocer los vinos andaluces al resto del mundo y para "hacer más atractivo el turismo de esta tierra". Así lo apuntó ayer Juan Robles, presidente de la Comisión de Turismo de la Cámara de Comercio de Sevilla, en la presentación del evento.

Este año, se ha dedicado el concurso a Iberoamérica, para favorecer el encuentro de los vino entre España y América. "Andalucía debe ser la puerta al mercado europeo para los vinos iberoamericanos". Así, CINVE servirá para que se establezcan numerosos contactos entre productores y comerciantes y para que se realicen importantes acuerdos económicos", como explicó por su parte el comisario del concurso, Tomás de Soto.

Y es que, si algo distingue a este concurso de otros es la presencia en su jurado -con el 80% de internacionales- "no sólo de catadores profesionales, sino también de importadores de vino, de comerciantes, restauradores y líderes de opinión", apuntaba Jesús Guirao, presidente de la empresa Inferial, organizadora del evento.

A pesar de la juventud del mismo -esta es su segunda edición- CINVE se ha convertido en una de las citas más importantes en este mundo por las relaciones comerciales que puede favorecer, el apoyo que recibe de numerosas instituciones y administraciones públicas -desde el patrocinio de la Consejería de Agricultura y Pesca a la Secretaría General Iberoamericana, el apoyo del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) o del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino- y, por supuesto, el reconocimiento oficial del concurso por el Ministerio, que permite a los premiados colocar una distinción en las etiquetas de sus botellas como que han sido ganadores del concurso.

Además, y según apuntaron sus organizadores, este concurso se convoca según las normas y criterios de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), por lo que la normativa de cata será las oficiales de esta entidad y "su perfil diferenciado de otros concursos le situará como referente mundial garantizando la calidad de sus resultados, que serán analizados por expertos de la Universidad de Sevilla".

Durante tres días todos los participantes convivirán, acercándose a los procesos productivos del vino andaluz. "Muchas veces se ha denostado nuestras bebidas por el desconocimiento sobre su producción", explicó Ricardo Domínguez, director general de Industrias y Calidad Agroalimentaria de la Junta de Andalucía".

Por ello, esta cita servirá para dar imagen de Andalucía y repetir los éxitos de la anterior edición. "Queremos que enólogas de renombre como Beatrice da Ros, vuelva a pedir para la boda de su hija un Pedro Ximenez".

  • 1