Local

CiU dice en un vídeo que España "roba la cartera" a Cataluña

Montilla ve tiempo para la remontada pese a la debacle en todas las encuestas

el 21 nov 2010 / 18:42 h.

TAGS:

José Luis Rodríguez Zapatero, en el acto electoral de ayer en Lleida.

Un nuevo vídeo devolvió la polémica a la campaña de las elecciones catalanas. En esta ocasión las juventudes de Convergència y de Unió (CiU) editaron un vídeo electoral en el que aparece un hombre disfrazado con el perfil entero de España, con los colores de la bandera rojigualda, que le roba una cartera a un ciudadano.


Difundido a través de internet, las imágenes muestran a una "España" con aspecto de caco, con una cinta negra en los ojos para ir de incógnito, que se pasea por las calles, hasta que encuentra a un hombre entrando en su portal de casa. Sin que éste se dé cuenta, la persona disfrazada de España le mete la mano en el bolsillo trasero de su pantalón y huye corriendo con su cartera en la mano, hasta que otro ciudadano le caza con un placaje.
El vídeo termina con el mensaje "Detengamos el expolio", en alusión al compromiso de CiU de conseguir el concierto económico para poner fin al déficit fiscal con el resto del Estado.


La candidata del PPC a la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, reaccionó inmediatamente a este vídeo, acusando a CiU de "ofender al concepto de España" y, por extensión, a los catalanes que se sienten también españoles. Sánchez-Camacho puso el vídeo como prueba del "nuevo estilo de CiU", que a su entender es el de la "exclusión", y lamentó que la federación ofrezca una imagen "sesgada" de la realidad.


Esta nueva polémica coincide con la publicación de cuatro encuestas en los diarios La Vanguardia, El Mundo, El País y ABC que dan como ganadora de las elecciones autonómicas del 28-N a la coalición CiU que lidera Artur Mas, que rozaría la mayoría absoluta para gobernar en solitario.


El sondeo de la empresa Noxa para La Vanguardia estima una intención de voto para CiU de entre 63 y 65 diputados, frente a los 48 que tiene hoy, lo que supondría que ganaría aunque sin mayoría absoluta. El PSC conseguiría entre 31 y 32 diputados (37 tiene ahora). Según este rotativo, Mas tendría asegurada la investidura como presidente catalán y también una "legislatura dificilísima de gobierno en minoría".


Por el contrario, El Mundo augura que, según el sondeo de Sigma Dos, la candidatura de CiU obtendría el 40,4% de los votos y entre 61 y 65 escaños de los 135 que tiene el Parlament, muy cerca de la mayoría absoluta, lo que permitiría a Mas gobernar con pactos puntuales. ABC, por su parte, señala que, según una encuesta DYM, "las elecciones autonómicas en Cataluña tienen un claro ganador: Artur Mas", que conseguiría entre 60 y 62 escaños frente a un tripartito que no logra sumar mayoría y un PP que aumentaría uno o dos diputados.


Y El País estima, en el sondeo que de Metroscopia, que el actual pacto del tripartito (PSC, ERC e ICV) sólo sumará 49 diputados mientras CiU roza la mayoría absoluta con 64-65 escaños.


Pese a la deblace que vaticinan los sondeos, el presidente catalán y candidato del PSC a la reelección, José Montilla, no se arrugó y apeló a la movilización para voltear los sondeos y hacer posible que el PSC haga "historia", como hizo José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y Josep Borrell en las primeras primarias del PSOE, ambos presentes en el mitin de Lleida. Además denunció ante 1.500 seguidores que "a Mas le va bien una campaña fría, que parezca que no hay nada que se pueda hacer y no anime al conjunto electoral".


Más lejos fue el consejero de Agricultura y candidato del PSC por Lleida, Joaquim Llena, quien llamó "gilipollas" a CiU por "reírse con la que está cayendo", en alusión a los carteles electorales de la coalición nacionalista, en los que aparece una sonrisa como logotipo de campaña. Horas más tarde pidió disculpas.

  • 1