Economía

Clamor mundial contra la subida de los alimentos

Es ya un clamor mundial. Las instituciones vinculadas a la ONU insisten en que hay que redoblar la ayuda a los países pobres debido a la subida de los precios de los alimentos. Si no hay más presupuesto, 100.000 niños perderán la comida que reciben al ir a la escuela. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 03:26 h.

Es ya un clamor mundial. Las instituciones vinculadas a la ONU insisten en que hay que redoblar la ayuda a los países pobres debido a la subida de los precios de los alimentos. Si no hay más presupuesto, 100.000 niños perderán la comida que reciben al ir a la escuela.

La XXX Conferencia Regional de la FAO concluyó ayer en Brasilia con la convicción de que la crisis de los precios de los alimentos en el mundo será prolongada, por lo que es necesario redoblar el apoyo para los países más pobres y vulnerables.

"Se dice que si la producción de alimentos aumenta, los precios bajan, pero no es eso lo que va a pasar", aseguró en la clausura de la conferencia el senegalés Jacques Diouf, el director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Diouf reiteró que la subida vertical de los precios de la comida es producto de "diversos factores" e insistió en que no hay escasez de alimentos, sino mayores obstáculos para que los más pobres accedan a ellos.

Entre las causas de que los alimentos estén cada vez más caros, citó las subidas de precios de los fertilizantes, que cifró en 58% en los últimos doce meses, y del petróleo, que ya está establecido muy por encima de los 100 dólares por barril.

Recordó, en este sentido, que la situación ha despertado la voracidad de "especuladores", que se han lanzado a "buscar oportunidades" en los mercados de materias primas y alimentos y "las han encontrado" por la crisis.

El director general de la FAO admitió que no se puede contener esa especulación y aseveró que la crisis obliga a que el primer paso sea una inmediata ayuda alimentaria a las naciones menos desarrolladas de Asia, África y América Latina. "Los países más pobres van a tener problemas para acceder no sólo a los alimentos, sino también a fertilizantes y semillas, y tenemos que empezar por garantizar ese acceso", declaró.

Jacques Diouf señaló que, en diciembre pasado, anticipándose a la crisis que ha estallado este año, la FAO propuso crear un fondo internacional para asistir a los Estados más vulnerables e hizo una primera aportación de 17 millones de dólares, pero lamentó que, desde entonces, no ha entrado ningún centavo más.

"La FAO no es un organismo de financiación" ni tiene presupuestos para completar este fondo de asistencia, que necesita llegar a los 1.700 millones de dólares "para tener impacto mundial", explicó. No obstante, se negó a opinar sobre la influencia que puede tener en la crisis la bioenergía, a la que muchos culpan de los aumentos de precios de los alimentos.

La FAO ha convocado para junio una Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria y Retos del Cambio Climático y la Bioenergía, en la que confía que podrá llegarse a conclusiones al respecto.

En relación con América Latina y el Caribe, Doiuf dijo que una parte de la solución puede estar en las propuestas de la FAO que apuntan a redoblar el apoyo a la agricultura familiar, al mejorar el acceso al agua, fertilizantes y semillas, y al dotar a las zonas rurales de una mejor infraestructura vial y de distribución.

Mientras, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU advirtió de que podría verse obligado a retirar la ayuda alimentaria a 100.000 niños en todo el mundo si no consigue en breve 755 millones de dólares para hacer frente al alza de los precios.

La jefa del PMA, Josette Sheeran, indicó que la petición de 500 millones de dólares que hizo a los donantes del organismo en marzo para poder mantener los proyectos se ha quedado corta con las últimas subidas de los precios de la comida.

Este agujero se ha agrandado hasta los 755 millones de dólares, dijo Sheeran en una intervención en Washington. Si la ayuda no se materializa, se podría suspender la comida que reciben en la escuela 100.000 niños en todo el mundo.Clamor mundial contra la subida de los alimentos

  • 1