lunes, 18 febrero 2019
16:10
, última actualización
Deportes

Claro que podemos

el 30 jun 2010 / 06:23 h.

David Villa rompió el cerrojo portugués con un golazo made in Spain y abrió las puertas de la gloria para la Roja, que si le gana a Paraguay -31a del ranking FIFA- el próximo sábado estará de nuevo en la lucha por el podio del Mundial, lo que sólo consiguió hace sesenta años, en Brasil'50, cuando el gol de Zarra a la Pérfida Albion y el Maracanazo de Uruguay.

Ayer, como quien dice, empezaba el Mundial de verdad para nuestra selección, que respondió como se esperaba de ella: llevando siempre el mando, buscando el gol desde el inicio y dejando claro al mundo que hemos ido a Sudáfrica a por el título. Portugal, que llevaba la friolera de 19 partidos sin perder y 9 sin encajar un gol -por algo es la tercera del ranking FIFA, sólo por detrás de Brasil y la propia España-, puso las cosas muy complicadas, como no podía ser de otra manera, pero acabó cediendo al empuje y al talentoso fútbol español, que superó momentos de apuro y mejoró una enormidad con el valiente cambio de Vicente del Bosque, que hizo debutar al gigante Llorente en un momento de máxima tensión.

No hay que menospreciar a Paraguay porque en cuartos no hay enemigo pequeño, como demostró Corea en 2002, Italia en 1994 o Bélgica en 1986, pero España es hoy la gran favorita para plantarse en semifinales y allí jugarse con Argentina o Alemania el pase a la gran final. ¡¡Podemos!!

  • 1