Local

Clemente de la Cuadra será finalmente peatonal

Las obras enmarcadas en el Fondo Estatal de Inversión Local llevarán a Utrera más zonas peatonales. Concretamente, llegarán a la calle Clemente de la Cuadra -hasta su intersección con Álvarez Quintero- y la plaza de Gibaxa.

el 15 sep 2009 / 23:09 h.

TAGS:

Las obras enmarcadas en el Fondo Estatal de Inversión Local llevarán a Utrera más zonas peatonales. Concretamente, llegarán a la calle Clemente de la Cuadra -hasta su intersección con Álvarez Quintero- y la plaza de Gibaxa.

Con el proyecto "se pretende unificar en altura el espacio tradicional de acerado con el pavimento rodado, similar a lo que existe en la calle Virgen de Consolación", explicó el concejal de Obras, José Antonio López León. Así, la zona quedará con granito en la parte central del viario y acerado a la misma altura en los laterales. En los cruces con otras calles existentes en Clemente de la Cuadra desaparecerán los adoquines para disponer, igualmente, de acerado.

El acceso a la calle quedará abierto sólo a los propietarios para que lleguen hasta los garajes localizados en la vía. Además, de forma previa se levantará el adoquinado actual para instalar la red de agua y alcantarillado.

En la plaza de Gibaxa, el proyecto contempla la ubicación de nueve naranjos, rodeando el recinto por la zona situada delante del colegio de educación especial Maruja de Quinta, quedando un espacio, a modo de pasillo, para el acceso a las cocheras, así como un espacio para carga y descarga de dicho centro.

Por otro lado, los contenedores de basura situados en la calle Álvarez Quintero -frente al edificio María Palatín y la biblioteca pública- serán eliminados, ubicándose en la esquina del ayuntamiento. Además, habrá un aparcamiento para bicicletas.

La ejecución de las obras, que ya se contemplaban en el plan especial de protección del casco histórico, dispone de una partida de 369.732 euros.

Clemente de la Cuadra está cerrada al tráfico, de forma provisional, desde hace casi un año, cuando una vivienda sufrió un derrumbe parcial y hubo que apuntalarla. En palabras del alcalde, Francisco Jiménez (PA), "hay muchas calles que tienen un saneamiento muy deficiente y la bóveda de esta calle, sobre todo al principio, no da garantías para aguantar un tráfico intenso, por ello tomamos la decisión de cortarla, por pura prudencia". Además, "es de las pocas peatonalizaciones en las que la mayoría de los comerciantes de la calle están a favor", afirmó el regidor local que confía en que en "dos o tres meses" empiecen las obras.

  • 1