Economía

Clesa suspende pagos y aflora un agujero de 800 millones

El juez aparta a los Ruiz-Mateos de la gestión de la láctea, que suma un pasivo de 1.112 millones.

el 30 may 2011 / 20:09 h.

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha declarado en concurso de acreedores, antigua suspensión de pagos, a la empresa láctea Clesa, con un agujero patrimonial superior a los 800 millones de euros, y ha decidido apartar de la gestión a la familia Ruiz-Mateos, que adquirió esta compañía a Parmalat en 2007.

Según el auto, el juez ha acordado la suspensión de las facultades de administración y disposición del patrimonio a los Ruiz-Mateos, ya que considera que han adoptado decisiones empresariales "perjudiciales" para el patrimonio de la concursada, incrementando cada año el importe del pasivo.

De la documentación aportada se deduce que el pasivo inicial asciende a 1.112,36 millones de euros, lo que convierte este concurso en el mayor tramitado hasta el momento en el sector alimentario, frente a un activo inicial de 304,76 millones, con lo que sólo cubriría una cuarta parte de la deuda. De esta forma, el desfase patrimonial de Clesa se sitúa en 807,6 millones, cifra que podría variar en función del informe de la administración concursal.

Sin embargo, el grupo Nueva Rumasa justificó que la cifra de pasivo "no es real", dado que "en muchas ocasiones" está duplicado e insistió en que la deuda total del grupo empresarial suma unos 1.200 millones, incluido el importe de los titulares de pagarés, que se sitúa en 250 millones de euros.

Fuentes de Nueva Rumasa insistieron en que el pasivo directo de Clesa se eleva a 293,5 millones, en tanto que otros 766,58 millones corresponden a "riesgos indirectos de otras sociedades". Esta partida de riesgos indirectos son garantías con bienes de Clesa a terceros y "no se imputa como deuda directa" de la empresa láctea, señalaron.

Asimismo, el juez considera que la situación financiera se ha visto agravada por la existencia de numerosas operaciones de afianzamiento a favor de empresas ajenas a la concursada y sin más vínculos entre ellas, salvo en los escasos supuestos de participaciones directas mayoritarias, que las personales o familiares entre sus directivos, llegando a multiplicar por cuatro el pasivo de explotación ordinaria de Clesa.

Hasta el momento, la familia Ruiz-Mateos ha sido apartada de la gestión de Grupo Dhul, Carcesa, Hibramer y Quesería Menorquina y, en esta última, la administración concursal ha acordado la venta a directivos y trabajadores. Mientras, en Cacaolat, Elgorriaga, Complejo Bodeguero Bellavista (Garvey), Bodegas Valdivia, Zoilo Ruiz-Mateos, Bodegas Teresa Rivero, Unión de Grandes Bodegas y Helados Dhul, mantiene sus facultades de gestión y administración de su patrimonio.

El portavoz de CCOO en el comité de Clesa, Luis Muñoz, afirmó que la plantilla está "más cerca de la salida del túnel" tras la declaración del concurso y añadió que se sienten "engañados, saqueados, indignados", ya que sospechan que no se sabe "realmente" la deuda de la firma.

  • 1