Economía

Clesa y Cacaolat se suman a la suspensión de pagos

Nueva Rumasa tiene ya cuatro sociedades en concurso. Mientras, el fondo luso Megafinance presentará su propuesta este mes.

el 18 mar 2011 / 20:51 h.

Nueva Rumasa solicitó ayer el concurso voluntario de acreedores de Clesa y de Cacaolat, con lo que ya son cuatro las empresas de la familia Ruiz-Mateos que suspenden pagos, junto con Dhul y Carcesa (Apis y Fruco), según confirmó el grupo en un comunicado.

El holding destacó su voluntad de alcanzar "cuanto antes acuerdos con los acreedores" y de garantizar el futuro y la viabilidad de las empresas y sus plantillas. Clesa tiene alrededor de 800 trabajadores y Cacaolat, unos 450 repartidos entre Cataluña y Aragón.

Según subrayó, tanto Clesa como Cacaolat "tienen futuro y posibilidades de salir de esta complicada situación coyuntural", dado que cuentan con marcas "altamente valoradas en el mercado y activos suficientes para afrontar la situación".

El procedimiento de Clesa se produce después de que la empresa de lácteos haya acordado la aplicación de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) temporales, de seis meses, en sus plantas de Madrid y Caldas de Reis (Pontevedra), así como en su filial de helados Royne.

La empresa destacó además el levantamiento del embargo que pesaba sobre las cuentas de los clientes de Dhul, ordenado en el auto judicial de declaración de concurso, que permitirá "recibir ingresos para la puesta en marcha de la planta hasta alcanzar su total normalidad".

Por otra parte, el fondo portugués Megafinance Partners prevé presentar a los tribunales, administradores judiciales y acreedores antes de final de mes su modelo de reestructuración financiera para Nueva Rumasa y la entrada en el capital de algunas de sus empresas, informó a Europa Press una portavoz de la firma de capital riesgo. "Megafinance está desarrollando un proceso de due diligence", afirmó.

  • 1