Local

Clinton y Obama retoman la guerra sucia para ganar en Carolina del Sur

Ni una semana duró el pacto de no agresión entre Hillary Clinton y Barack Obama. Los candidatos demócratas a la Casa Blanca aprovecharon un cara a cara previo a las primarias de Carolina del Sur para lanzarse reproches. Todo valía con tal de tumbar al rival. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 23:03 h.

TAGS:

Ni una semana duró el pacto de no agresión entre Hillary Clinton y Barack Obama. Los candidatos demócratas a la Casa Blanca aprovecharon un cara a cara previo a las primarias de Carolina del Sur para lanzarse reproches. Desde Reagan hasta la guerra de Irak, todo valía con tal de tumbar al rival.

Ya sea la llegada de las primarias de Carolina del Sur o el decisivo Supermartes del 5 de febrero, lo cierto es que los aspirantes demócratas muestran los primeros síntomas de nerviosismo. Tanto Clinton como Obama se tiraron los trastos a la cabeza y los reproches volaron de un atril a otro ante el tercer aspirante, el ya casi descartado John Edwards, que era un mero observador de la batalla. "¿Hay tres personas en el debate o sólo dos?", se preguntaba.

El debate, organizado por la cadena CNN y el Caucus Negro, se celebró en Carolina del Sur, estado que celebrará el sábado sus primarias demócratas, las últimas antes del Supermartes, donde votarán más de 20 estados. Después de tocar los desafíos que afronta la primera economía mundial, el debate cambió de forma radical de dirección y de tono.

Entre aplausos y protestas del público, según qué candidato hablaba, Clinton y Obama se lanzaron acusaciones mutuas sobre temas como la guerra en Irak, declaraciones de ambos en el pasado y el comportamiento de Bill Clinton en la campaña electoral.

Unas declaraciones de Obama sobre Ronald Reagan dieron munición al debate, ya que el senador por Illinois dijo que Clinton distorsionó sus palabras al afirmar que apoya a los republicanos. Obama dijo recientemente que Ronald Reagan cambió la trayectoria de EEUU en una forma que ni Nixon ni Bill Clinton hicieron.

Sus declaraciones reflejaron, según Clinton, que el senador prefiere a los republicanos antes que a los demócratas. "Yo no dije eso", interrumpió Clinton a su rival, a lo que Obama respondió esas declaraciones fueron de su esposo y ex presidente. "Yo estoy aquí y él no", le replicó Hillary. "Bueno, a veces no puedo decir contra quien estoy compitiendo", señaló Obama, en clara alusión a su creciente exasperación por el papel que Bill Clinton juega en la campaña de su esposa.

La senadora de Nueva York tenía guardada la respuesta en la recámara y, al criticar la forma de hacer política de los Clinton, recordó que Obama, que se opuso a la intervención de EEUU en Irak, votó a favor de financiar la guerra. Por ésta y otras pesquisas, Obama terminó por acusar a la ex primera dama de decir cualquier cosa para ser elegida.

Pasado. Obama estuvo a punto de perder la compostura en un debate donde se veía a una Clinton desafiante. Nunca antes la ex primera dama se refirió a la conexión de Obama con un controvertido constructor de Chicago. Hasta llegó a acusarlo de "patrón de los suburbios", en referencia a Anthony Rezko, un hombre acusado de fraude fiscal y que donó miles de dólares a la candidatura de Obama. El senador no se quedó atrás y recordó que, mientras estaba "en las calles de Chicago", ella estaba en su asiento de Wal-Mart, donde fue directora.

  • 1