Economía

COAG denuncia que cada vez hay más especulación con los alimentos

Miguel López señala la situación de ruina de los agricultores y ganaderos y reclama más regulación.

el 28 jul 2011 / 19:57 h.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) presentó ayer el Anuario 2011 del sector. En una etapa en la que la agricultura se encuentra en la cuerda floja, el secretario general de la asociación, Miguel López, incidió en la necesidad de no especular con un sector que da de comer a 500 millones de europeos al día.

Al hilo de la manipulación económica de la producción, López se refirió a las operaciones con los cereales en la Bolsa de Chicago -que supone el 46% de la producción estadounidense-, "de las que ocho de cada diez son especulativas, y no para hacer pan". El secretario general de COAG denunció que mientras el mercado americano se lucra con la producción, en España el sector agrícola y ganadero "está arruinado por unos precios que carecen de competitividad".

Ante la situación española y los recientes acontecimientos como la crisis del pepino o los ataques franceses a la fruta española, el responsable de la organización demandó un cambio en la regulación de las políticas agrarias. Por ello, recalcó que su interés "no es solo recibir subvenciones", sino que se proporcionen "unos instrumentos de regulación que no sólo mejoren la situación agraria, sino que también igualen el sector".

Desde COAG apuestan por unos agricultores capaces "de producir, comercializar y generar empleo" y no -como indicó López- "en jugar con el dinero público para destruir el tejido productivo de un sector estratégico como la agricultura". Ante esto, el responsable de la organización explicó el peligro que supone abandonar producciones -como la de la remolacha, en un 70%- para el posterior abastecimiento de otros productos, como es el azúcar.

En aras de favorecer al sector, López hizo referencia a la aplicación del principio de preferencia comunitaria para garantizar "un modelo agrario en el marco de la soberanía alimentaria". Los países europeos interpretan de forma individual la normativa, lo que provoca una situación de desigualdad en las condiciones laborales, de control de calidad y sociales. Por ello, el líder agrario abogó por que productores y distribuidores pacten para acabar con la difícil coyuntura en la que se enmarcan la agricultura y la ganadería.

A la pregunta de si el sector saldrá a flote, López se remitió a la capacidad de la agricultura española para saber evolucionar y producir a unos precios más competitivos. "El agricultor no debe producir para el accionista, sino para el consumidor final", subrayó el responsable de COAG.

En relación al conocimiento que debe tener el consumidor acerca del producto, López se acogió a la trazabilidad del alimento -un concepto que han plasmado en la portada de su anuario con un código de barras en dirección a una ciudad-. El encargado de explicar el documento fue el secretario de organización, Eduardo López, quien destacó "la calidad técnica del análisis, el estudio sector a sector y la valoración del futuro que representa la Política Agraria Común para la agricultura".

  • 1