martes, 26 marzo 2019
22:37
, última actualización
Local

Cocina con sentido

Vega 10 (Triana). Una española y un ruso en los fogones, guiños orientales y latinos, esto es fusión.

el 30 may 2014 / 08:00 h.

TAGS:

Domicilio: C/Rosario Vega, 10. 41010 Sevilla.  Horario: Lunes a Viernes de 08:00 a 16:00 y de 20:00 a 24:00. Sábados de 13:00 a 16:00 y 20:00 a 24:00. Cierra domingos. Teléfono: 955 237 748. 666 361 180. acavscv10@gmail.com  / www.vega10.es Propietario: Clara Vega. Fue en Septiembre de 2013 cuando Clara Vega se hace cargo de lo que fue la taberna Macuro, bar de cocina mestiza donde los aires venezolanos de José Ballester dieron aire fresco a la frontera entre Triana y Los Remedios, donde se encuentra este coqueto local. Clara Vega está haciendo un esfuerzo por mantener una carta variada y llena de sorpresas, como su apreciable Macarrón de Toro (2,80 euros), tapa que ha merecido ser distinguida por Turismo de Sevilla como la mejor dentro de las jornadas de carne del toro de lidia que, aunque ustedes no se hayan enterado, parece que se han celebrado recientemente en Sevilla. El mérito, de esta tapa, no de los despropósitos de los gabinetes de comunicación de esta ciudad, públicos y privados, es de Mercedes y Dimitri, los cocineros de Vega 10 que han compuesto una tapa original, potente, con sabores del terruño, castiza dentro de su creatividad, potenciada con las migas y las lascas de parmesano, lástima que nos llegara fría, pero nada que objetar al sabor. El local es agradable, aunque ganaría alegría si terminaran de desaparecer las tristes pinturas del anterior inquilino. Buena barra de ladrillería y amplios ventanales que llenan de luz las cómodas mesas del salón, nada de mesas altas, gracias a Dios, ni pizarras en lontananza, bueno, algunas, pero son para ofertar novedades fuera de carta y para señalar los vinos, que van variando continuamente en esa búsqueda de Clara Vega por ir encontrando lo mejor para su negocio. La actual tiene altibajos, con cosillas muy comerciales y simplonas como los blancos Bicos o Marina Alta, cuando no absolutamente irrelevantes como el Marqués de Villalúa, o vinos muy irregulares como el Overo, el blanco y el tinto, de Lebrija, y  propuestas interesantes como el 12 Lunas de Somontano.  Todos se sirven, y se cobran más que bien, por copas. Imagen Vega 10 003 Volvamos a las viandas, iniciamos la prueba con un fresco y sabrosón Tartar de salmón y mango con cilantro (4,40 euros) refrescante con sus notas balsámicas, nos hubiera gustado haber podido probarlo con un Enate Chardonnay o un Viñas del Vero Gewürstraminer, por ejemplo. Todo lo contrario el Risotto de Sanfaina (3,50 euros) quiero decir que si el tartar era fresco y ligero, este arroz es contundente, la sanfaina, sinfonía, que de hay viene el nombre catalán, de verduras que en su región originaria se emplea con carnes o pescados y aquí sirve de base a un arroz compactado con una densa crema, realmente es diferente a otros risottos, tan frecuentes últimamente en muchos bares, lleva cebolla frita por encima. Una relajante música de fondo y un inusual tono bajo de las conversaciones para lo que es normal en esta bendita ciudad, hace que la estancia en Vega 10 sea bastante agradable, buen servicio y un buen cestillo de pan, que se cobra aparte a 1,00 euro por cabeza. La carta de tapas y platos, ofrece más propuestas interesantes y que dejamos apuntadas para una siguiente ocasión, así por ejemplo, gozan de bastante éxito sus croquetas de caña de lomo ibérico de bellota (3,00 euros/3 uds.). También ofrecen una ensalada de cítricos con pollo panko (3,50 euros). El panko no es pan rallado, proviene de la harina de trigo y es un sistema de empanado o rebozado típico de Japón. También ofrecen Guasacaca (5,70 euros) la salsa tradicional de la cocina venezolana, receta del antiguo Macuro que se ha conservado, algo parecido al guacamole mexicano.  Tartas de ambrosius de postre. Hemos robado el lema de la casa para componer nuestro título a este artículo, y la verdad es que podemos estar de acuerdo en que la frase puede tener dos interpretaciones (sentidos), los sentidos de la vista, el olfato y el gusto se sienten cómodos en Vega 10, el sentido común parece que también está presente en un bar distinto por no ser ni el típico gastro bar al uso ni un clásico bar de tapas, digamos que Vega 10 podría ser el resultado de la normal asimilación de los bares innovadores de los últimos tiempos pero racionalizando tanto buen rollito moderno.

  • 1