Local

Cofrades polivalentes

Siempre ha habido cofrades que destacaron por una habilidad o don que la naturaleza le ha dado y que no tiene nada que ver con su preparación y trabajo. Me explicaré: Martín es, verbi gracia, lector ...

el 14 sep 2009 / 23:33 h.

Siempre ha habido cofrades que destacaron por una habilidad o don que la naturaleza le ha dado y que no tiene nada que ver con su preparación y trabajo. Me explicaré: Martín es, verbi gracia, lector de contadores de gas o cobrador de un garaje de superficie en un parque acuático, actividades que resultan ajenas al dibujo, la composición o el diseño. Sin embargo, ese mismo Martín ha dibujado una peana que ya quisiera habérsele ocurrido al mismísimo Piranessi y así resulta que en las guías artísticas de las cofradías aparece el tal Martín como codiseñador del pasopalio. Pues bien, hoy día, los martines no es que dibujen como los ángeles, sino que los mismos son secretario o incluso hermano mayor, capataz del palio, diseñador creativo fenomenal, compone versos que riman al milímetro y los recita como exaltador y, encima, se le ha ocurrido que si en la casa hermandad se tira el tabique que separa la mayordomía de la entrada, podría caber entero el pasocristo, que con un cristal resultaría visible y muy decorativo; también (toma ya) en las convivencias hace unas paellas y empanadas que ni Arzak no Adriá juntos. En fin, lectores, que Martín es un Leonardo da Vinci en chiquitito. Y ahora digo yo, si es diseñador, pintor, poeta, orador, arquitecto, cocinero... ¿cómo tanto talento se desaprovecha leyendo contadores o desatascando tarjetas de la máquina expendedora de las mismas en el garaje?

José María Font Ortiz es abogado

  • 1