Local

«¿Cofradías nuevas? El Sábado una y nada más»

En junio abandona el cargo de presidente del Consejo tras ocho años en la brecha. Cree que dice adiós con los "deberes cumplidos".

el 14 sep 2009 / 23:44 h.

TAGS:

-¿Cómo está asistiendo a la carrera presidencial al Consejo?

-Muchas cosas de las que veo me hacen recordar algunas de las que viví hace ocho años cuando me presenté. Intento verla con mucho respeto, sin intentar inmiscuirme en los espacios de cada candidato.

-¿Son muchas tres candidaturas?

-Creo que sí. Tres candidaturas para 120 electores son muchas. Algo natural sería una o dos, como máximo. Con tres, la persona que salga elegida saldrá un poco desvirtuada.

-¿Considera un fracaso personal no haber podido armonizar una sola candidatura oficialista?

-Mi responsabilidad no es buscar ese consenso, sino la de presentar los deberes medio hechos al final de mi mandato. De todas formas, en las condiciones en que se han dado las cosas, era imposible prácticamente una fusión de las dos candidaturas.

-Hay quien cree que usted no está guardando la ecuanimidad debida.

-Es difícil, porque hay una cosa evidente. Falsearía mi propia vivenvia personal si yo no dijera que he estado codo con codo 16 años con uno de ellos (Joaquín de la Peña). Y eso marca mucho. Creo que decir esto no debe dañar a nadie.

-¿Cuál le resultó más difícil de gestionar: el ajuste del Carmen o la del Polígono?

-La incorporación del Carmen fue más compleja. Fue la primera y no se entendieron bien algunas cosas. Todo produjo un cierto malestar que ha venido arrastrándose desde entonces. El tema del Polígono lo he intentado ver desde otra perspectiva. Y el contacto con los hermanos mayores facilitó bastante las cosas. Esta segunda incorporación ha sido más tranquila.

-Ahora que ya no tiene ninguna presión. ¿Sigue creyendo que hay sitio en la Semana Santa para nuevas cofradías?

-Si soy sincero, quizás el Sábado alguna hermandad más, y nada más. Creo que el modelo de la Semana Santa está bastante agotado y ahora mismo con esta última incorporación y alguna que entre el Sábado -teniendo además en cuenta las connotaciones litúrgicas de la propia jornada- daremos casi por cerrado esto.

-¿No ve viable una segunda ampliación de la Semana Santa? Ya hay varias hermandades a la cola.

-Indudablemente el día tiene 24 horas y ahí puede entrar todo lo que se quiera. Pero hay que tener en cuenta que la Semana Santa tiene una medida y esa medida se cumple ya hoy día. No se puede estirar todo hasta que todas entren. Debemos saber dar respuesta a estas nuevas hermandades en un ámbito distinto al de la Carrera Oficial.

-¿Y qué se le dice ahora a Pino Montanto, Heliópolis o al Cristo de la Corona?

-El sitio de las nuevas hermandades debe estar en sus barrios. Entiendo que se creen nuevas hermandades allí donde no existan para dar respuesta al crecimiento demográfico de la ciudad en algunas zonas. Ahora bien, siempre que estas hermandades realicen su vida de hermandad, con todas sus consecuencias, en los barrios donde están incardinadas. No es aceptable que cualquier asociación o agrupación esté deseando ser hermandad para venir a la Catedral. No entiendo que una hermandad intente salir de su barrio, sobre todo después de ver cómo el barrio vive el día de la salida procesional, algo que es bueno para las familias del barrio y para su economía. De lo contrario, lo que haría esa hermandad es salir muy temprano del barrio para volver muy tarde. En definitiva, sería quedarse compuesta y sin novio.

-Habla de Pino Montano...

-Una de ellas es Pino Montano. En Torreblanca, una hermandad que me encanta ver, sí se ha ahondado de verdad en un sentimiento común hermandad-barrio.

-¿Consejo e Iglesia están en la misma sintonía a la hora de erigir nuevas hermandades?

-Nosotros, simplemente, decimos nuestro parecer a la pregunta que nos hace Palacio para la creación de nuevas hermandades. Ellos valoran la respuesta y actúan de una forma en algunos casos coincidente y en otros no.

-¿Por qué no ha triunfado el proyecto de acción social conjunta de las hermandades?

-Al principio, nos equivocamos. Entendimos que sería relativamente fácil que los voluntarios de nuestras hermandades trabajasen por esa otra Sevilla que también necesita de todos nosotros. Dar el paso del "dar" al "darnos", Desgraciadamente, el proyecto no ha sido del agrado al cien por cien de las hermandades. No obstante, el proyecto no está abortado.

-¿El fenómeno de las costaleras acabará como el de las nazarenas?

-El de las nazarenas es un proceso natural y desgraciadamente el de las costaleras lo están creando artificialmente. Las costaleras se meterán debajo de un paso cuando naturalmente la mujer esté de acuerdo en hacerlo, no cuando un grupo de mujeres, en un número bastante reducido, crean que utilizando los medios de comunicación puedan conseguirlo.

  • 1