Local

Coherente incoherencia

El gobierno, en todas partes, es el que gestiona y oposición es quien se opone a la forma de gobernar. Perogrullada que sirve de base a todo sistema democrático. Si no hay gobierno se llama anarquía, y si no hay oposición se llama dictadura.

el 15 sep 2009 / 18:10 h.

El gobierno, en todas partes, es el que gestiona y oposición es quien se opone a la forma de gobernar. Perogrullada que sirve de base a todo sistema democrático. Si no hay gobierno se llama anarquía, y si no hay oposición se llama dictadura. Esto último ocurre en Cuba, por citar un ejemplo de los lugares donde no hay democracia, aunque haya vacaciones y mar Caribe, las cosas como son. En algunas ciudades no hay anarquía porque hay oposición; en otras sigue habiendo oposición por más que se empeñe el gobierno en apartar a la oposición. Criticar a la oposición por oponerse es como criticar a la democracia. Es como querer eliminar a quien pierde las elecciones, cosa que está mal vista y que sólo se admitiría en Cuba, suponiendo que previamente aceptaran unas elecciones. Pero eso son cosas del mar Caribe.

Hace ya muchos años que se sabe en España, donde hubo una dictadura que ya no es dictadura, que la obligación de un partido político es alcanzar el Gobierno por medios democráticos y conservarlo. Mientras tanto, su obligación también es hacer oposición, es decir manifestar su postura contraria o diferente a la forma de gobierno del que está en el poder.

Esto también parece una perogrullada, pero a veces, aunque haya gente que no se haya enterado o que se haya olvidado, a veces, digo quien pierde las elecciones no se conforma y pacta con otros partidos para sumar más que quien ha ganado las elecciones.

Entonces se entra en una especie de coherente incoherencia, porque quien tenía que hacer oposición gobierna y critica que quien ganó las elecciones haga oposición, y además le dice que está solo en la oposición. En Sevilla el gobierno ha puesto en conocimiento de Zoido que considera incoherente invitarle a actos institucionales porque su posición es contraria a la mantenida por el propio gobierno. Es lo que tiene determinada manera de entender la política. Anular a la oposición de los actos institucionales sobre proyectos a los que se opone otro partido no deja de ser un intento vano de mantener fuera de la ciudad a quien representa a la mitad de la ciudad. A veces, sólo a veces, el río Guadalquivir lleva agua del Caribe entre sus orillas. Es fruto de la coherente incoherencia.

Consultor de comunicación

isidro@cuberos.com

  • 1