Local

Colegios de Alcosa y Sevilla Este denuncian que faltan limpiadores

Ocho directores envían una carta de queja al ayuntamiento ante las aulas "sucias" y las "condiciones extremas" de las zonas comunes. Critican que ellos mismos deben suplir a los porteros y que algunos padres de alumnos barren los cristales de los patios.

el 02 nov 2011 / 19:51 h.

TAGS:

Los directores de ocho de los once colegios públicos de Sevilla Este y Parque Alcosa han remitido una carta al Ayuntamiento para protestar por el efecto de los recortes en el personal municipal de limpieza y portería que, según la misiva, están provocando que las aulas estén "sucias, llenas de polvo, con pizarras sin limpiar", las mesas "cada día más impracticables" y los patios "en condiciones extremas". Ante la queja, el consistorio envió cuadrillas de operarios para hacer zafarrancho pero los responsables de los centros quieren soluciones definitivas. Mientras, los propios directores hacen funciones de porteros y hasta barren los patios con la colaboración de madres y padres de alumnos.

 

Los directores se reunieron el pasado 20 de octubre y escribieron una carta, a la que tuvo acceso este periódico, firmada por los responsables de los colegios de Infantil y Primaria Ángel Ganivet, Azahares, Isbilya, Tartessos, Jacarandá, El Manantial, Arrayanes y Lope de Rueda, dirigida al delegado del Distrito Este, Ignacio Flores. En ella denuncian que "desde comienzos de curso, la situación de la limpieza en los centros es cada vez más insuficiente por la falta de personal" así como el servicio de portería, lo que obliga a los directores a "asumir funciones de portería dejando de atender a las propias de nuestro cargo".

Los colegios públicos y su profesorado depende de la Consejería de Educación pero los trabajadores de limpieza y portería son municipales, con unos 654 empleados asignados a este servicio. El déficit en este personal no es nuevo. En este caso, la queja ha partido de los directores, pero el año pasado ya hubo protestas por el mismo motivo de las asociaciones de padres de alumnos de estos centros, según confirmaron en la federación FAPA Nueva Escuela. Y en diciembre, el Ayuntamiento subcontrató a empresas privadas durante 15 días para suplir las bajas en siete colegios de Macarena y Cerro.

"Yo llevo diez años como secretaria y la cosa va a peor. Ahora se escudan en que no hay recursos y no se cubren las bajas", explicó la secretaria del Isbilya, María Luisa Vázquez. Este centro adjudicados cinco limpiadores hasta el curso pasado y ahora solo tres. "Muchas veces tienen que mandar a algunos de los nuestros a otros centros donde faltan", lamentó.

Pero el principal problema radica en que este personal solo tiene obligación de limpiar las aulas e instalaciones interiores pero no los patios donde los alumnos dan Educación Física y salen al recreo. "Nuestra valla es muy baja y se la saltan o la rompen y se cuelan por la noche para beber litronas y ahora las lanzan contra la pared para romperlas. Esta mañana, el portero y las madres del AMPA han estado recogiendo los cristales", relató Vázquez.

Hasta el curso pasado, existía la figura del "barrepatios", un limpiador compartido por varios centros para estas zonas. En el caso de Sevilla Este y Alcosa, según relata la directora del Lope de Rueda "ya no existe porque se ha jubilado" y es una plaza a extinguir. La figura del barrepatios no está prevista en la Relación de Puestos de Trabajo de la plantilla municipal de limpieza pero era un refuerzo habitual que en el último año se suplió por el limpiador de mañana, un persona sufragada con fondos del II Plan Proteja de la Junta, que ya ha terminado también. En su carta, los directores reclaman que es "un recurso imprenscindible en centros donde trabajan y estudian una media de 800 personas, de las cuales, 700 son menores".

"Aquí se hacen botellonas, es un tema de seguridad. Los lunes hay cristales que yo misma he barrido", explica Felicidad Martín. El Lope de Rueda cuenta con tres edificios y tiene asignados tres limpiadores para el más grande y uno en los otros dos con un refuerzo compartido por ambos. Martín también reconoce que el déficit de personal no es nuevo pero va a peor y critica que ante la queja "la respuesta sea enviar cuadrillas de manera puntual". Han pedido una cita al ayuntamiento aún sin respuesta.

  • 1