Coloreando el patio

Un grupo de padres del colegio Rodrigo Caro de Utrera está decorando las paredes del patio con el objetivo de cambiar el aspecto de este espacio para el próximo curso.

el 22 jun 2014 / 23:05 h.

Un grupo de voluntarios termina de pintar la pared en la que reza la frase «Con esfuerzo conseguimos nuestros sueños». Foto: Salvador Criado Un grupo de voluntarios termina de pintar la pared en la que reza la frase «Con esfuerzo conseguimos nuestros sueños». Foto: Salvador Criado En pleno centro de Utrera y rodeado de altos muros, uno de ellos el de la iglesia de San Francisco. Así se encuentra el patio del colegio público Rodrigo Caro, cuyas paredes van poco a poco cambiando de imagen y haciendo que dicho lugar sea mucho más cercano y agradable para los niños. Hace dos años nació un proyecto que ahora acaba de vivir su segunda fase. Se trata de una iniciativa altruista en la que participa un grupo de padres y madres, que han dedicado horas de su tiempo libre y de su familia a darle vida y color al patio en el que sus hijos disfrutan a diario. Tras la buena experiencia y acogida que se vivió al comienzo de esta iniciativa, la labor de los voluntarios llega ahora al lugar donde se encuentra la fuente en la que los chavales se refrescan durante su tiempo de recreo y deporte. Allí se contempla el resultado de un trabajo que han llevado a cabo bajo la coordinación de Consolación Martínez, perteneciente a la escuela utrerana de pintura Tres colores son. El blanco que era habitual en este patio se ha llenado de otros tonos, muchos más alegres. Son los que traen consigo el tren de grandes dimensiones que saluda ahora a cuantos llegan a ese enclave del colegio. Una locomotora, que lleva integrado el nombre del centro educativo, tira de tres vagones –enmarcando sendas ventanas– en los que se pueden leer palabras como «Trabajo», «Ilusión» y «Disciplina». Y completando la escena, dentro del humo que suelta la chimenea del convoy, el dibujo recuerda a los escolares que «Con esfuerzo conseguimos nuestros sueños». Mientras que aquella primera fase se desarrolló con temperaturas considerablemente frías, en esta ocasión han tenido que sudar bastante para dejar plasmado sobre la pared este trabajo, con un intenso sol que les ha acompañando durante esta tarea. Con el respaldo de la dirección del centro educativo, que no dudó cuando le presentaron este original proyecto, estos padres y madres han contado también con la colaboración de la concejalía de Educación del Ayuntamiento de Utrera, que ha aportado los materiales para poder acometer esta tarea tan colorida. Aunque los alumnos mayores bromean diciendo que el dibujo es demasiado infantil para ellos, lo cierto es que las paredes del patio están convirtiéndose poco a poco en una obra de arte. Los vivos colores de este proyecto pictórico adornan otra de las fachadas interiores del colegio, justo frente al trabajo que vio la luz hace algo más de dos años. Árboles, niños jugando, una fuente, un arco iris y un gran prado formaron parte de aquel dibujo, que ahora acaba de ser perfilado para que no pierda su belleza. Con la satisfacción del trabajo bien hecho, los voluntarios afirman que su intención es continuar decorando el resto de muros del patio. Con las horas que dedican a ese fin lo que consiguen, en definitiva, es darle vida a un espacio fundamental para el día a día de sus hijos, cambiando las altas y blancas paredes por murales llenos de color y mucha vida.

  • 1