sábado, 23 marzo 2019
17:31
, última actualización
Local

Comercialización e intermediación (I)

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) de los alimentos correspondiente a diciembre de 2008, que mensualmente confecciona la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la Unión de Consumidores de España (UCE) y la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios...

el 15 sep 2009 / 22:00 h.

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) de los alimentos correspondiente a diciembre de 2008, que mensualmente confecciona la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la Unión de Consumidores de España (UCE) y la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, muestra que el número de veces que se multiplica el precio de origen, hasta llegar al consumidor, vuelve a incrementarse como ha venido ocurriendo a lo largo de todo el año 2008.

El diferencial en productos agrícolas (aceite, patatas, frutas y hortalizas) ha sido de 5,13; en los ganaderos (carnes, huevos y leche) el 3,43 y en el general, el 4,74, mereciendo resaltarse las diferencias porcentuales de la naranja: el 1.589%; la patata: el 528% y el cerdo: el 559%. La venta al consumidor final de tales productos la realizan principalmente (el 70%) las grandes cadenas de supermercados e hipermercados; el resto lo venden los pequeños detallistas que los adquieren en las alhóndigas (los Mercas).

Aquellas diferencias son tan agresivas que la pregunta salta de inmediato ¿Qué hacer para evitar el abuso que supone tanto para el agricultor o ganadero como, sobre todo, para el consumidor final? La respuesta no puede ser simple porque tampoco lo es el problema. En origen, debe potenciarse la agrupación de aquellos en Cooperativas, Sociedades Agrarias de Transformación o Sociedades Mercantiles, agrupaciones éstas especialmente necesarias en Andalucía donde, por ejemplo, sólo en el sector del olivo existen más de 1.800 almazaras.

A este respecto, como en tantos otros en el tratamiento del problema, Europa es un ejemplo a seguir, debiendo destacarse especialmente el pujante movimiento cooperativo en Francia y Holanda, donde constituye una fuerza económica de especial relevancia hasta el punto que la agrupación cooperativa Greenery, en Holanda, cuenta incluso con banco propio. Pero es en la revisión y planteamiento de los canales de distribución donde pueden alcanzarse, a más corto plazo, resultados tangibles. Lo veremos el próximo domingo.

Colectivo de profesionales andaluces

vicenteplural@hotmail.es

  • 1