Local

Cómics y videojuegos

el 12 nov 2010 / 11:49 h.

TAGS:

Su carta de presentación fue esa magnífica película de zombis en clave de comedia llamada Zombies party (que a la sazón servía para descubrir a esos dos estupendos cómicos que son Simon Pegg y Nick Frost, a los que veremos proximamente como Hernández y Fernández en ese esperado Tintín). Tras ella, Edgar Wright nos ofrecía un filme que volvía a combinar comedia con el género de acción en Arma fatal, una excelente muestra de las capacidades del realizador para mezclar géneros sin ningún tipo de problemas. Con esta trayectoria es normal que el cineasta británico haya sido el elegido para adaptar Scott Pilgrim, un cómic (ver columna lateral) de tremendo éxito en Estados Unidos que mezcla sin problemas toda clase de influencias y que, en su salto al cine, viene protagonizado por el ascendente Michael Cera (al que hemos visto en comedias como Juno, Supersalidos, Nick y Norah, una noche de amor y música o la olvidable Año Uno).
La historia gira en torno a un joven en paro y bajista de un grupo de rock que acaba de conocer a la chica de sus sueños... sí, literalmente. Sólo hay una pega para ganarse a la escurridiza y misteriosa Ramona Flowers: siete malvados ex novios (todos con poderes especiales) que, decididos a controlar la vida amorosa de su antigua chica, no se detendrán ante nada para borrar del mapa a ese nuevo amor llamado Scott Pilgrim.
A medida que Scott se siente más unido a Ramona, deberá enfrentarse uno por uno a los antiguos novios de la joven, que van desde un patinador infame a una estrella de rock vegetariana, pasando por dos terroríficos gemelos idénticos. Si desea conquistar a la dama de sus sueños, deberá vencerles a todos antes de que acabe la partida.

  • 1