Local

Comienza el proceso diocesano de beatificación de 21 mártires sevillanos del siglo XX

"Es un acto de justicia exhumar su memoria y poner sobre el candelero de la Iglesia la fidelidad heroica de estos cristianos", declaró Asenjo.

el 03 oct 2014 / 22:18 h.

TAGS:

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo (d), durante su intervención hoy en la Catedral. EFE / José Manuel Vidal El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo (d), durante su intervención hoy en la Catedral. EFE / José Manuel Vidal En la tarde de este viernes se ha celebrado en la Capilla Real de  la Catedral de Sevilla el acto de apertura del proceso diocesano de  beatificación y canonización de 21 mártires del siglo XX de la  Archidiócesis sevillana. El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha dado a  conocer los datos de los 21 mártires, diez sacerdotes, un seminarista  y diez seglares. El prelado ha subrayado que "la empresa realizada  hasta ahora y la que hoy inauguramos no tiene otro norte que la  gloria de Dios y el bien de la Iglesia". Según ha informado la Archidiócesis de Sevilla, en este acto han  jurado sus cargos las personas que intervendrán en esta fase  diocesana. El postulador diocesano de la causa es Teodoro León,  vicario general de la Archidiócesis; y el postulador en la fase  romana, Alfonso Ramírez, de la Orden de los Hermanos Menores  Capuchinos (OFMCap). Los miembros de Tribunal son Angel A. Faílde, delegado episcopal;  Isacio Siguero, promotor de Justicia; Francisco Miguel Martínez,  notario actuario; y Mónica Freire, notaria adjunta. El profesor de la  Universidad de Sevilla José Leonardo Ruiz preside la Comisión  Histórica y Archivística, de la que son miembros Nuria Casquete de  Prado e Isabel González. ASENJO: "DE NINGUNA MANERA PRETENDEMOS ECHAR SAL SOBRE VIEJAS  HERIDAS" En su intervención, el arzobispo ha afirmado que "es un acto de  justicia exhumar su memoria y poner sobre el candelero de la Iglesia  la fidelidad heroica de estos cristianos, que prefirieron renunciar a  la vida antes que traicionar a Jesucristo". "La empresa realizada hasta ahora y la que hoy inauguramos no  tiene otro norte que la gloria de Dios y el bien de la Iglesia y muy  especialmente de los fieles de nuestra Archidiócesis. Hoy más que  nunca, en una época como la nuestra de fidelidades cortas y de  compromisos tenues, necesitamos del testimonio de aquellos cristianos  que han vivido su fe y han encarnado el Evangelio de forma heroica y  radical en un tiempo y un ambiente de laicismo extremo", ha subrayado  el prelado. Familiares de los martires asistentes a la Capilla Real de la Catedral. / EFE Familiares de los martires asistentes a la Capilla Real de la Catedral. / EFE Más adelante, el arzobispo ha hecho hincapié en que "de ninguna  manera pretendemos echar sal sobre viejas heridas que aún parecen  abiertas en algunos lugares a pesar del tiempo transcurrido". En esta  línea, ha señalado que "tampoco pretendemos saldar las cuentas  pendientes de quienes las dejaron canceladas perdonando a sus  verdugos en un acto de generosa y extrema caridad". DETERMINACION DE LOS 21 SIERVOS DE DIOS QUE COMPONEN LA CAUSA   En su carta pastoral de 22 de abril de 2012, monseñor Asenjo  anunció el inicio del estudio exhaustivo que ha permitido determinar  "las personas que en nuestra Iglesia particular murieron proclamando  su amor a Cristo y perdonando a sus perseguidores en la persecución  religiosa en Sevilla". La comisión creada a tal efecto ha analizado casos de las  provincias de Sevilla y Huelva así como del territorio de la actual  Diócesis de Asidonia-Jerez --antigua jurisdicción del Arzobispado de  Sevilla--. Objeto del análisis han sido todos los casos documentados  y aquellos otros objeto de rumor público en los que la razón de la  persecución y muerte "fue a casusa de su fe o de su condición  sacerdotal y murieron proclamando su amor al Redentor y perdonando a  sus perseguidores, viviendo así en sus propias vidas la misma pasión  de Cristo". Con ese único criterio se han analizado todas las víctimas. Tras  una investigación inicial sobre una base de medio millar de personas  repartidas por una cincuentena de municipios, se ha concretado la  causa en las 21 personas que conforman la lista: 10 sacerdotes, 1  seminarista y 10 seglares --9 hombres y una mujer-- por ser los que  reunían, según la Comisión, las condiciones para pedir los permisos  necesarios y abrir la causa. A juicio de la Comisión, fue la razón religiosa la que estuvo  detrás de su martirio. En el caso de los restantes casos analizados,  independientemente de que conste que son personas religiosas, no se  puede acreditar a día de hoy lo anterior. DOCUMENTACION PREVIA La documentación empleada ha procedido del Centro Documental de la  Memoria Histórica, Archivo Diocesano de Huelva, Archivo General del  Arzobispado, Archivo General del Seminario de Sevilla, Archivo de la  Universidad de Sevilla, archivos municipales, archivos parroquiales,  Archivo de Diputación Provincial, registros civiles y Archivo Togado  Militar nº2 (Sevilla y Málaga). Además se han usado más de un centenar y medio de obras recientes,  sobre todo de los pueblos, la mayoría publicados como fruto de las  investigaciones amparadas bajo la denominación de 'Memoria  Histórica', que contienen listados con los asesinados en aquellos  momentos analizados. Igualmente, se ha hecho uso de memorias escritas  y de hemerográfica, esto es, todas las publicaciones periódicas  recogidas en la Biblioteca de la Casa de la Provincia de Sevilla,  correspondientes a los pueblos en los que hubo asesinados, y El  Correo de Andalucía, como diario católico. Por último, las fuentes orales también han sido emisoras de  información, en concreto, a través de declaraciones de testigos. De todos estos pasos existe constancia en las memorias redactadas  al efecto y en la voluminosa documentación que tiene la Comisión de  Peritos en Historia y Archivos. Los mártires sevillanos sufrieron la muerte o el martirio por  persecución religiosa en Cazalla de la Sierra (1 sacerdote, 1  seminarista, 4 seglares), en Madrid (1 seglar de Cazalla de la  Sierra), Sevilla (1 sacerdote y 1 seglar de Alcalá de Guadaíra), Lora  del Río (2 sacerdotes),  Constantina (1 sacerdote y 1 seglar), El  Saucejo (1 sacerdote y 1 seglar), Marchena (2 seglares), Huelva  (sacerdote), Málaga (1 sacerdote, de Estepa), Guadalcanal (1  sacerdote) y Utrera (1 sacerdote). Todos ellos fallecen entre el 18  de julio de 1936 y el 19 de septiembre de 1941.

  • 1