Local

Felipe VI: "En esta España cabemos todos"

Don Juan Carlos ha tomado la decisión personal de no acudir al Congreso de los Diputados para no robar protagonismo ni al nuevo monarca ni al Parlamento. Vivas al Rey y España dan la bienvenida a Felipe VI de camino al Palacio Real.

el 19 jun 2014 / 08:44 h.

TAGS:

fotonoticia_20140619100445_Felipe VI ha acabado hoy su primer discurso como Rey dando las gracias en castellano, catalán, euskera y gallego, después de señalar que nada le honraría más que con su trabajo y esfuerzo de cada día, los españoles pudieran sentirse orgullosos de él. "Muchas gracias. Moltes gràcies. Eskerrik asko. Moitas grazas" han sido las últimas palabras del nuevo Rey antes de que la Cámara al completo prorrumpiera en un prolongado aplauso. felipe_familiaAntes del agradecimiento, don Felipe ha hecho un llamamiento a creer y confiar en España y ha echado mano de Cervantes, por boca de don Quijote, para recordar: "No es un hombre más que otro si no hace más que otro". "Señorías, tenemos un gran país; somos una gran nación, creamos y confiemos en ella", ha dicho.El Rey Felipe VI ha rendido en la primera parte de su discurso de proclamación ante las Cortes un sentido homenaje "de gratitud" a su padre, Don Juan Carlos I, por su reinado "excepcional" y por haber convocado a los españoles "a un gran proyecto de concordia nacional que ha dado lugar a los mejores años de nuestra historia contemporánea". El monarca ha aprovechado el momento para expresar también su gratitud a la generación que hizo la Transición española, "que abrió camino a la democracia, al entendimiento entre los españoles y a su convivencia en libertad", ha añadido el Rey. Esa generación, ha reconocido, logró poner los cimientos que permitieron superar "diferencias que parecían insalvables", "conseguir la reconciliación de los españoles" y "reconocer a España en su pluralidad". Los nueves Reyes, Don Felipe y Doña Letizia, han saludado desde el  balcón central del Palacio Real a los ciudadanos que han acudido a la  Plaza de Oriente. Junto a los monarcas han estado la Princesa Leonor  y la Infanta Sofía y también los reyes Juan Carlos y Sofía. Felipe VI ha sido el primero en salir al balcón a las 12.40 horas  e inmediatamente después lo ha hecho Doña Letizia. Ambos han sido  recibidos con gritos de 'vivan los reyes', 'Felipe, Felipe', desde la  abarrotada plaza, que ha sido cerrada al público minutos antes de que  se produjera el saludo porque las fuerzas de seguridad consideraban  que estaba al máximo de su capacidad. DISCURSO FELIPE VILas hijas de los Reyes se han incorporado después al balcón. La  Princesa de Asturias se ha situado a la derecha de su padre y la  Infanta Leonor a la izquierda de su madre, que no ha dejado de  hacerle gestos cariñosos en todo momento. Las pequeñas --que se han encaramado a la balaustrada para poder  ver mejor-- han saludado al público con naturalidad, mientras  trataban de protegerse del sol, y los reyes se han dado un beso,  mientras Don Felipe cogía de la cintura a la nueva reina. BESOS AL REY JUAN CARLOS. Un minuto después han salido al balcón Don Juan Carlos y Doña  Sofía. El nuevo monarca ha recibido con un beso a su padre y Doña  Letizia ha dejado su lugar y se ha dirigido también a besar a su  suegro. El mismo gesto lo ha tenido la reina Sofía, que ha besado en  la mejilla a su marido y después ha saludado cariñosa a sus nietas. Los reyes Juan Carlos y Sofía han permanecido durante un minuto en  el balcón, en el que después han dejado a Don Felipe y Doña Letizia y  sus hijas. Los nuevos monarcas han vuelto a intercambiar un beso  cariñoso en la mejilla y después se han quedado solos de nuevo en el  balcón, una vez la princesa y la infanta han bajado de la balaustrada  y han entrado en el Palacio. Ambos se han despedido juntos de los ciudadanos, pero el Rey ha  sido el último en dejar el balcón, tras un saludo que se ha  prolongado durante algo más de cuatro minutos y en el que el público  no ha dejado de aplaudir y vitorear al nuevo monarca. Felipe VI ha  correspondido al cariño de la gente en varias ocasiones llevándose la  mano derecha al corazón.

  • 1