domingo, 17 marzo 2019
22:52
, última actualización

Comienza la romería de la Pastora de Cantillana

Los toros de fuego anunciarán la fiesta en honor a la Divina Pastora de Cantillana, que se prolongarán hasta el domingo

  El simpecado de la Divina Pastora, montado sobre su carreta de plata, transita hacia la aldea de Pajares. El simpecado de la Divina Pastora, montado sobre su carreta de plata, transita hacia la aldea de Pajares. Cantillana vuelve a estar de fiesta con la que es la última del calendario de septiembre en este municipio ribereño. Miles de personas se congregan alrededor de una cita que está declarada Fiesta de Interés Turístico de Andalucía. La noche de hoy martes, los cantillaneros se acostarán con los toros de fuegos que durante dos días anuncian que ya está aquí la Romería de la Divina Pastora de las Almas. Ya en el día de ayer, tuvo lugar el reparto del bando de la romería y se proyectó la primera parte de un vídeo que presenta las fiestas de este año. El jueves toca el turno del Santo Rosario cantado preparatorio de la romería. Esta cita, congrega a numerosas mujeres vestidas de flamenca que recorren las calles alumbrando con bengalas el Simpecado, mientras el son de los tamborileros pone música a las voces del coro de la hermandad. El cortejo parte de la iglesia parroquial a las 21.30 horas para terminar a las 23.00 en la plaza del Llano, donde tiene lugar la exaltación a la romería. En este acto participan coros como «el de la Hermandad del Rocío de Sevilla y la escuela de tamborileros y el coro de la hermandad», señala el hermano mayor, Antonio Arias. El viernes las bandas de música El Arrabal, de Carmona, y la de Nuestra Señora de la Soledad, de Cantillana, llenarán la tarde anunciando el acto de coronación de las Romeras Mayor e Infantil de las fiestas de 2014. Este es otro de los momentos clave previos a la romería, que se celebra en la misma plaza a las 23.00 horas. Pastora María Fernández Ales y la niña Pastora María Durán de la Hera serán las encargadas de llevar este cargo, en «un cortejo muy bonito de coches de caballos que salen desde la Alameda hasta la plaza del Llano», apostilla Arias. Este mismo día se recita el pregón, tras el acto de las romeras, en esta ocasión dicho con las palabras de Bernardo Antonio García Vélez, hermano y vecino de Cantillana. El sábado día 27 amanece el día entre la quema de miles de cohetes y tracas y «las alegres dianas a cargo de los tamborileros y de la banda local», en palabras de Arias, para que a las 10.00 horas de la mañana salga de la parroquia, «entre el repique de sus campanas», el Simpecado de la Divina Pastora. Es el día grande y el júbilo estalla a las puertas del templo «cuando es colocado en la carreta de plata para dirigirse en romería al santuario, ubicado en la aldea de Los Pajares», resalta. El cortejo lo componen «miles de peregrinos», muchos de ellos llegadas de otras localidades, así como cientos de caballistas y carretas típicamente engalanadas. «La población se triplica», sentencia el hermano mayor, «ya que junto con el 8 de septiembre son las fiestas principales de Cantillana». Además, llegan hermandades de la misma advocación «de toda Andalucía», como la «San Fernando, en Cádiz, Aracena, todas las de Sevilla, y algunas de la provincia, como la de Villanueva del Río». Sobre el mediodía, en la calle Martín Rey se reza el Ángelus y al paso de la carreta del Simpecado por el río Viar se canta la Salve. Una vez llega a los Pajares, a las 20.00 horas tiene lugar la Santa Misa, cantada por el coro de la Hermandad de la Divina Pastora de Capuchinos (Sevilla). A medianoche sale del Santuario, recorriendo la aldea, el Santo Rosario cantado. «Se trata de una aldea construida alrededor de la ermita con el fin de la fiesta», apunta, «el resto del año está vacía». La ermita fue construida por Aurelio Gómez Millán, mismo arquitecto que diseñó la Basílica de Macarena, en 1960. Ya el domingo, cuando se va a iniciar el camino de vuelta, se celebra otra misa a las 11.30 horas, misa de romeros. «Éste es un día de convivencia, una jornada de puertas abiertas, donde se reciba a todo el mundo que viene», invita el hermano mayor. La misa es oficiada por el párroco de Cantillana, Antonio Guerra Milla, con predicación de José Rafael Menéndez Albuicet, encargado del Archivo Diocesano del Arzobispado de Oviedo. También estará cantada por el coro de la hermandad. A las ocho de la tarde se inicia el camino de vuelta, en el que se iluminará con bengalas el paso de la carreta de la Virgen por el río Viar. Sobre las 10 de la noche se estima «la triunfal entrada de la comitiva romera en la villa», donde será recibida con los acordes de la marcha real y fuegos artificiales. De nuevo en la plaza del Llano, cientos de caballistas harán su ofrenda de flores al Simpecado, continuando posteriormente el recorrido hasta su entrada en la parroquia. Y aquí se produce de nuevo otro momento clave, el besamanos de la Virgen, «sin duda la mejor forma de terminar las fiestas hasta el año que viene».

  • 1