lunes, 22 abril 2019
23:41
, última actualización
Economía

Comienza una siembra tardía

Las últimas lluvias dan vía libre a los cereales de invierno y ayudan a la aceituna

el 25 oct 2009 / 20:39 h.

El trigo, la avena, la cebada y el centeno pueden comenzar a sembrarse en la comunidad andaluza.

Se han hecho de rogar, pero las primeras lluvias importantes del otoño en Andalucía, que se produjeron la semana pasada, han abierto la veda para comenzar a sembrar los cereales de invierno, esto es, trigo, cebada, centeno y avena. Normalmente, el pistoletazo de salida se da antes, a finales del mes de septiembre o principios de octubre.

"El agua caída, al ser escasa y no precipitar con excesiva fuerza, quedará almacenada en las tierras sirviendo de reserva para los cultivos", señala en una nota la Unión de Pequeños Agricultores (UPA).

Según la organización agraria, esta situación es especialmente favorable para aquellos agricultores que ya hayan iniciado las labores preparatorias de siembra, "como ocurre por ejemplo con el trigo o la remolacha, que se efectúa en esta época del año".

En cualquier caso, la UPA advierte de que es necesario que sigan llegando más lluvias para que los beneficios no sean sólo de carácter temporal. Hay que seguir mirando al cielo. De hecho, la falta de agua estuvo a punto de llevar al traste la última cosecha y provocar pérdidas sustanciales.

Pero el agua no sólo es buena para comenzar a sembrar cereales de invierno. La aceituna de almazara, la que se utiliza para elaborar el aceite de oliva, "se encontraba muy arrugada debido al intenso calor, por lo que las últimas precipitaciones han favorecido sobremanera en el devenir de la presente campaña y de cara a la próxima recolección", señalan fuentes de UPA.

De esta manera, la aceituna coge el peso necesario antes de su recogida, que se lleva a cabo entre la segunda y la tercera semana de diciembre.

En este sentido, la organización destaca que en la provincia de Sevilla el olivar ha sido también el sector más beneficiado ya que "la aceituna de almazara lo estaba pasando mal por la ausencia de lluvia, de modo que han venido en el mejor momento".

arrozales. Mientras tanto, se espera que ésta sea una una campaña histórica para el arroz en producción y también en precios bajos en origen. La recolección comenzó la última semana de septiembre.

Las previsiones estimadas por UPA-Andalucía recogen que este año se alcanzará una producción de unas 300.000 toneladas, una cantidad que duplica a la del año pasado (152.300 Tm), mientras que el rendimiento medio previsto es de 8.000 kilos por hectárea frente a los 7.400 kg de 2008. "Las previsiones son optimistas, con cifras que superan las obtenidas el año anterior, lo que va a permitir una de las campañas más productivas de la última década", asegura Agustín Rodríguez, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores de Andalucía.

Esta situación se debe a que durante la presente campaña no ha habido contratiempos de ningún tipo, como sucediera en la pasada, cuando los problemas de la alta salinidad del Río Guadalquivir y el hecho de que se sembrara la mitad de la superficie, trajeron consigo una merma muy importante de la producción, lo que supuso un gran problema para los arroceros, sobre todo de la provincia de Sevilla.

Así, la superficie sembrada en esta campaña asciende a un total de 37.920 hectáreas, prácticamente el 100%, lo que casi duplica las cifras del curso pasado, cuando la superficie fue de apenas 20.000 hectáreas.

  • 1