Comienzan hoy las declaraciones de los testigos de la agresión a dos guardias civiles en Dos Hermanas

Los tres sospechosos, todos hermanos y con numerosos antecedentes, se encuentran en prisión desde hace una semana tras haberse entregado.

el 19 nov 2009 / 20:00 h.

Las vistas por los altercados de Los Montecillos hace más de un mes, donde dos guardias civiles resultaron heridos, comienzan hoy a las 10.30 horas en el Juzgado de Instrucción número 6 de Dos Hermanas. El proceso comenzará así su fase de instrucción con las declaraciones de los testigos ante el juez. Se trata de vecinos que presenciaron la agresión del pasado 10 de octubre, en la que los dos agentes, residentes en el cuartel del barrio, terminaron en el hospital.

Entre los citados están los inquilinos del Bloque 3 de la calle Meñaca, donde se encuentra la vivienda de los detenidos, tres hermanos, y donde según ellos los guardias civiles entraron persiguiendo a un sospechoso de tirar piedras contra los agentes, que estaban celebrando por adelantado en el cuartel el Día del Pilar. Cuando los dos agentes salieron del cuartel a reprender a los que tiraban piedras, teniendo en cuenta que en el patio estaban con sus familias y había hasta niños, fueron atacados por varios vecinos, con palos, piedras y armas blancas.

La abogada de los detenidos, Rosa Parra, no quiso analizar el caso hasta que empiecen las diligencias, aunque sí estimó que "será interesante ver lo que los vecinos tienen que decir de lo ocurrido aquel día".

Los supuestos agresores se entregaron voluntariamente el pasado viernes en los juzgados, más de un mes después de que ocurriera el suceso. Los tres tienen antecedentes, algunos arrastrados de cuando eran menores. Se trata de P.H.R., de 21 años y que este mismo año fue detenido por un delito de lesiones; su gemelo, M.H.R., con detenciones a sus espaldas por un delito y dos faltas, una de ellas relacionada con la violencia de género; y J.H.R., de 20, e igualmente con varios antecedentes. El juez decretó para los tres prisión incondicional y sin fianza por la gravedad de los delitos que se les imputan, aunque ellos se declararon inocentes.

Fuentes cercanas al caso aseguraron que los detenidos siempre tuvieron intención de entregarse, aunque la presencia de la Policía Nacional, que tomó el barrio después del altercado, hizo que "temieran represalias". Fue difícil convencerles de lo contrario, incluso el pasado 19 de octubre la Policía Nacional esperaba su presencia en la comisaría, pero a última hora no comparecieron.

Por otra parte, todavía se busca al padre de los tres hermanos, acusado también de participar en los altercados.

  • 1