Economía

Cómo ahorrar al comprar un coche

Las ayudas directas a la compra de coches para reactivar la industria del motor están ya disponibles. Ayer comenzaron a aplicarse después de que el Gobierno optara por adelantarlas dos semanas para evitar la paralización de las maltrechas ventas. Sin embargo, las dudas asaltan y tanto los consumidores como los concesionarios y puntos de ventas aún no disponen de todos los detalles.

el 16 sep 2009 / 02:56 h.

Las ayudas directas a la compra de coches para reactivar la industria del motor están ya disponibles. Ayer comenzaron a aplicarse después de que el Gobierno optara por adelantarlas dos semanas para evitar la paralización de las maltrechas ventas. Sin embargo, las dudas asaltan y tanto los consumidores como los concesionarios y puntos de ventas aún no disponen de todos los detalles. De hecho, algunos se están cerrando aún. He aquí una guía práctica que pretende dar respuesta a esas cuestiones, con la información que la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) está facilitando a sus asociados, así como con la recabada de la patronal de concesionarios Faconauto.

¿Quién tiene derecho a recibir las ayudas?

Podrán beneficiarse los particulares, autónomos y pymes que compren un vehículo que sustituya a otro destinado al achatarramiento. Hay varias condiciones que se deben dar. Por un lado, el coche debe ser nuevo o tener una antigüedad de hasta cinco años (ésta es una novedad que se conoció ayer) y no debe superar los 120 gramos/kilómetro de emisiones de CO2, o bien tener un máximo de 149 gramos/kilómetro e incorporar una serie de requisitos técnicos (ver en el texto de abajo). Además, el precio del vehículo nuevo no podrá superar los 30.000 euros IVA incluido y se tiene que dar de baja otro coche para el desguace con diez años de antigüedad o con más de 250.000 kilómetros. En el caso de comprar un coche usado de hasta 5 años, se tiene que achatarrar otro con más de 12 años de antigüedad.

¿A cuánto ascienden?

El Gobierno central aportará 500 euros de ayudas directas a sumar a otros 1.000 euros que saldrán del bolsillo de los fabricantes, mientras que las comunidades autónomas que se adhieran al plan desembolsarán 500 euros más. Así, según las regiones, las ayudas serán de 1.500 o de 2.000 euros, si bien hay comunidades que cuentan con planes propios.

¿Qué comunidades se han sumado?

Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León, Asturias y Cantabria son las que ya se han adherido y aportarán esos 500 euros extras. Además están las regiones que tienen su propio plan. Ahí se incluyen Navarra, que ofrece ayudas de entre 1.200 y 2.200 euros; La Rioja, con 1.500 euros de subvención; Comunidad Valenciana (1.000 euros); Galicia, que destina entre 500 y 700 euros a incentivos; y Madrid, en la que se devuelve el 20% del impuesto de matriculación (se traduce en un ahorro de unos 300 euros). Por su parte, han dicho que no se suman Cataluña, Murcia, Canarias, Ceuta, Melilla y Baleares, casos estos dos últimos que lo justifican en que no tienen presupuesto suficiente. Hoy se pronunciará el País Vasco.

¿Las ayudas son complementarias con las promociones de los fabricantes?

Tanto desde Faconauto como desde Ganvam entienden que sí, que se trata de dos asuntos completamente distintos, aunque la última palabra sobre si deciden mantener los agresivos descuentos corresponde en última instancia a los propios fabricantes. Las marcas, que pensaban que las ayudas públicas comenzarían a aplicarse el 1 de junio, anunciaron la semana pasada rebajas de precios de entre 2.000 y 6.000 euros para lo que queda de mes de mayo. En la factura deben quedar separados los conceptos de la ayuda pública de hasta 2.000 euros y la promoción que tenga en vigor la firma automovilística que sea. Desde Ganvam, su presidente, Juan Antonio Sánchez Torres, no cree que se dé la picaresca de intentar diluir las ofertas por la fuerte competencia que hay y la necesidad de sacar al mercado el stock actual de 450.000 vehículos en España.

¿Cómo se aplica la subvención estatal?

Es el concesionario el que adelantará el dinero. ¿Cómo? Pues cuando reciba la factura del fabricante hará la deducción de los 1.000 euros que le corresponde aplicar. Tras calcular los impuestos correspondientes, se volverá a descontar los 500 euros del Gobierno y los 500 euros de las comunidades si procede. El concesionario o punto de venta tiene que tramitar ese reembolso con la Fundación Fitsa, institución adscrita al Ministerio de Industria, que se encargará de canalizar las ayudas. Se trabaja en la creación de un sistema informático que agilice este proceso y que se prevé que esté listo en dos semanas. La devolución se realizará en un mes, aunque no se descartan retrasos.

¿Qué pasa con quien estaba esperando la aplicación del VIVE?

Ambos planes son incompatibles. De hecho, el VIVE expiró el pasado jueves al agotarse el dinero destinado. Sin embargo, según Ganvam, quien esté pendiente y no haya recibido esos fondos no debe tener problemas para sumarse al Plan 2000E.

¿Hasta cuándo estará vigente el plan?

Su duración es de un año o bien hasta que se agoten los 100 millones de dotación presupuestaria.

¿Se puede comprar en otra comunidad y recibir la ayuda?

Es un punto a desarrollar por las distintas comunidades, pero Ganvam espera que ocurra igual que en la Comunidad Valencia y Navarra, donde se restringen las ayudas a sus residentes.

  • 1