Local

Como cada 18 de julio

Los miembros del Partido Comunista (PC), junto con numerosos vecinos, salieron el viernes a la calle para recordar, un año más, a los republicanos que murieron en 1936. Encabezados por el historiador José Sánchez, que lleva 61 años haciéndolo, partieron desde la plaza de El Arenal hasta la fosa común.

el 15 sep 2009 / 08:15 h.

TAGS:

Los miembros del Partido Comunista (PC), junto con numerosos vecinos, salieron el viernes a la calle para recordar, un año más, a los republicanos que murieron en 1936. Encabezados por el historiador José Sánchez, que lleva 61 años haciéndolo, partieron desde la plaza de El Arenal hasta la fosa común.

Esta tradición es llevada a cabo cada 18 de julio por los comunistas de Dos Hermanas con el lema Homenaje a los mártires de la libertad, y cada vez son más los vecinos que se suman al recorrido a pie hasta el camposanto. En concreto, medio centenar de personas se congregaron en El Arenal para partir hasta el cementerio, donde está la fosa común con los vecinos de Dos Hermanas, y también de otros municipios de los alrededores, que fueron ejecutados después de la sublevación de 1936.

Esta edición se homenajeó a Isidoro Fernández, un anarquista de 19 años a quien la Guerra Civil le pilló en Dos Hermanas, su municipio, que entonces era un pequeño pueblo de aceituneros, también repleto de haciendas y áreas de recreo donde pasaban la mayoría del tiempo las clases pudientes llegadas de la capital hispalense.

El mismo 18 de julio ya se sabía que el pueblo iba a ser un punto estratégico para tomar Sevilla, puesto que entonces se desconocía la resistencia que iba a ofrecer la capital hispalense. Este joven, miembro de las Juventudes Libertarias, acudió rápidamente a la sede de su partido, cerca del consistorio. Los organizadores entonces le dieron un rifle y seis balas.

Desde Madrid prácticamente se dio por perdida Sevilla y el sur del país, razón por la cual el reparto de balas estaba muy racionado y por eso sólo le tocaron seis. El joven recibió la orden: "Vete a la esquina de Pepe". Es la actual barriada de Cerro Blanco, y desde allí contuvo a los rebeldes, así como a los falangistas del municipio que se habían sumado a la sublevación.

Crímenes. Poco después tuvo que ir como refuerzo a la actual plaza de la Constitución, para intentar evitar el asesinato masivo de los concejales. Gobernaba entonces el Frente Popular (coalición de todos los partidos de izquierdas). Pasó allí unas horas hasta que fue relevado por otro compañero y pudo ir a descansar.

"En aquel momento, el sentimiento general de la gente de izquierdas era que el alzamiento iba a durar poco y nadie de Dos Hermanas huyó, se encerraron en sus casas confiando en que el gobierno legítimo contendría el golpe de Estado", según los veteranos que participaron ayer en el homenaje. No obstante, su hermana, Encarnación Fernández, negó ayer que participara en dichas patrullas y controles.

La equivocación en las predicciones de los republicanos provocó que fueran apresados todos los "traidores a España", el mismo 18 de julio. Ya se había sido asesinado el alcalde de Alcalá de Guadaíra y al de Dos Hermanas le quedaba poco. La tradición cuenta que su capacidad de palabra y su gran discurso al frente a la casa consistorial provocaron que se retrasara unos días su ejecución.

Los historiadores datan la fecha de la ejecución del joven protagonista de esta historia el 12 de agosto de 1938, de madrugada y acompañado de otro vecino, de 17 años y también de Juventudes Libertarias, y uno mayor, de 38, casado y con dos hijos.

  • 1